miércoles, 15 de octubre de 2014

Garganta de las Gloces (Fanlo, Huesca)

Después de varios descensos con pequeños en la Sierra de Guara decidimos cambiar de zona para que conozcan algunos barrancos de otras enclaves. Nos movemos al pirineo aragonés para hacer un descenso espectacular muy adecuado con niños, siempre y cuando tenga un caudal bajo. Se trata de la Garganta de las Gloces, en las proximidades de la localidad de Fanlo. En este estrecho y angosto descenso los pequeños podrán disfrutar de todo tipo de dificultades, tanto de progresión vertical en cuerda como de varios toboganes en su último tramo. Todo ello en un ambiente oscuro casi más de espeleo que de barrancos.

Pero antes, sería imperdonable no pasar por uno de los bares, para mi gusto, más bonitos y espectaculares de la península, el bar las Eras, en la carretera de acceso a Fanlo, en un alto. La terraza del bar se localiza en las antiguas eras de trillar, de ahí su nombre. En pocos lugares se puede disfrutar tanto delante de una taza de café o una cerveza. Recuerdo la primera vez que visité este bar, hace muchos, muchos años. Siempre he tenido en mi cabeza las vistas del pirineo desde la terraza de este local. Pocos bares tienen unas vistas tan espectaculares. Además, sus propietarios son encantadores, siempre con una sonrisa y una buena palabra para el visitante, así como con los niños. Esperamos poder seguir contando con este bar-terraza muchos decenios más.

En cuanto a la aproximación al barranco, desde el cruce de carreteras de subida a  la localidad de Fanlo, un camino ancho de tierra (siguiente fotografía), en dirección opuesta al pueblo, desciende para buscar el cauce de las Gloces.


En poco más de 15 minutos llegaremos al cauce e inicio del descenso. En una explanada nos pondremos neoprenos y el material de vertical. Obligatorio el uso de neopreno en este descenso. En la totalidad del recorrido no entra el sol en la garganta y, especialmente con niños, tienen que ir bien equipados de cara al frío.

Después de una ancha pradera, por la que circula nuestro curso de agua, en unos metros vemos que las paredes se estrechan. Poco más de 20 metros, con un mini-tobogán (siguiente fotografía), para llegar al rápel inicial, una C13 equipada por el margen izquierdo. Cuerda de 30 metros necesaria, así como cuerda de seguridad-"backup".


En la C13 existen dos cabeceras posibles. Al tener a un grupo de barranquistas en la primera cabecera utilizamos la segunda, más próxima al margen izquierdo para descender. En las siguientes fotografías la C13 inicial de las Gloces, con los pequeños progresando en cuerda.



En su base, un pequeño resalte y dos nuevas dificultades equipadas en el margen izquierdo, una C6 y una C5 (siguientes fotografías). Nuevamente progresamos en cuerda.



Luego avanzamos por una estrecha garganta, en la que no penetra la luz del sol. El caudal es ideal para una actividad con pequeños. En carga este descenso es totalmente desaconsejable con niños.


Y seguimos por los largos pasillos. En el caso de que algún niño no sepa nadar, deberá llevar un chaleco salvavidas adaptado a su talla y bien ajustado. Además, deberá ir acompañado en todo momento de un adulto.



Algunos destrepes en agua nos hacen disfrutar. Los troncos de árboles nos muestran la fuerza que debe llevar el agua en ciertas épocas del año en este descenso.



Después de un buen rato, empezamos a apreciar en los pequeños que no debemos parar, tienen algo de frío. Manos arriba, esto no es un atraco, pero mejor fuera del agua, para evitar el frío.


En algunos rincones observamos pequeñas formaciones en las paredes de la garganta. Hacía muchos, muchos años, que no hacía este descenso y, sin duda alguna, me estoy quedando boquiabierto de las maravillas que esconde las Gloces, así como del magnífico ambiente que presenta. Mientras, ellos siguen con las manos arriba.


Continuas entradas y salidas al agua ponen a prueba la resistencia de los pequeños al frío.


Amenizado por algunos destrepes en agua. Aunque lo mejor está por venir.


Una continua sucesión de estrechos pasillos en agua.


Miramos hacia arriba, en muchos puntos es imposible ver el cielo.


Y seguimos nuestro camino, pasillo abajo.


En una sucesión de destrepes que no suponen problema técnico alguno.



En algunas zonas el agua nos llega por las rodillas, en otras, los pequeños no hacen pie.


Caras de frío, pero caras de disfrute.


Y empieza un último tramo en el que se localizan varios toboganes. Las sonrisas aparecen. ¿A qué pequeño no le gustan los toboganes?. Y encima con agua mucho mejor.



En el siguiente un vídeo progresando en algunos de los pequeños toboganes del último tramo de las Gloces.

video

Finalizaremos en descenso con un par de pequeños rápeles equipados en el margen izquierdo (fotografías no disponibles).

En algo más de 1h30m, 2h con calma, el cauce se abre y el sol golpea sus pequeños cuerpos. Que bueno poder coger algo de calor. Las paredes se abren y hay amplias zonas para tomar el sol, comer algo y cambiarnos para iniciar el retorno.


Un hito y un sendero muy marcado, por el margen izquierdo, nos llevará con fuerte pendiente, en algo más de 45 minutos, a la parte alta del camino de aproximación para, casi de inmediato, llegar a Fanlo. En el sendero es bueno llevar las manos libres para ayudarnos en algunos puntos. En las siguientes fotografías el sendero de retorno.



Y en la siguiente en el camino, poco antes de llegar al cruce de Fanlo.


Cruce de carreteras, inicio de la aproximación y final del retorno, a un único coche, en las inmediaciones de Fanlo (siguiente fotografía).


Uno de los descensos más recomendables del pirineo aragonés para hacer con niños. Corto pero divertido. Con todo tipo de dificultades, tanto de progresión vertical, como de destrepes y toboganes. Los pequeños deberán tener unos mínimos conocimientos de progresión en cuerda. Según su nivel asegurarles la progresión. Es totalmente obligatoria el neopreno. Es recomendable que los pequeños sepan nadar. En otro caso, deberá llevar un chaleco salvavidas adecuado y bien ajustado. En el caso de que no sepa nadar, deberá ir acompañado de un adulto en todo momento. En cuanto a los tiempos, aproximación de 15m., descenso de 1h30m. a 2h, y retorno de 45m. Contad con margen de tiempo suficiente para cualquier imprevisto.

Como siempre, aunque creo que sobra decirlo, en el caso de que no seas practicante de este deporte y quieras introducir a pequeños en este mundo, la mejor opción son las empresas del sector. Hay muchas y variadas, y algunas trabajan muy bien con niños.


Información general.:

Aproximación.: 15m.
Descenso.: 1h30m a 2h con niños
Retorno.: 45m.
Material necesario con niños.: neoprenos, cascos y material de progresión vertical completo. Si algún niño no sabe nadar deberá llevar un chaleco salvavidas bien ajustado y siempre con un adulto próximo. 1 cuerda de 30 metros + otra cuerda de "backups"
Época recomendable con niños.: julio a septiembre (nunca después de lluvias). En otras épocas o después de lluvias puede llevar un caudal fuerte, siendo totalmente desaconsejable con niños.
Consideraciones.: Descenso totalmente recomendable

Descenso combinable con el Barranco del Furco, localizado en las proximidades de la localidad de Broto.


Más información de este descenso en www.topocanyons.info.


No hay comentarios: