viernes, 4 de noviembre de 2016

Camiño da Ventureira (Parque Natural Fragas do Eume, A Coruña)

Bonita ruta en las inmediaciones del Monasterio de Caaveiro, en pleno Parque Natural Fragas do Eume, en la provincia de A Coruña. Gran parte de la ruta discurre por los márgenes del río Eume.

Como siempre, antes de nada, adjuntamos enlace al fichero kmz para google-earth o para cargar en cualquier software GPS que soporte este tipo de ficheros. Ruta circular y sencilla, más bien un paseo, que supondrá un total de 6 kms.

En una gran rotonda en uno de los extremos del gran puente de la localidad de Pontedeume, en plena N-651, cogeremos desvío por la Avenida Ricardo Sánchez, por la AC-114. En la rotonda una señalar nos indica a las "Fragas do Eume". Seguiremos dicha avenida que nos atraviesa por paso inferior la AP-9, autopista de pago que vertebra toda Galicia, aquí te muevas donde te muevas pagas. Es el eje Ferrol-Coruña-Santiago de Compostela-Pontevedra-Vigo que tantas alegrías le proporciona a Audasa, y tantos disgustos a los que habitamos esta maravillosa tierra.

Pasaremos al lado de la Cantina Río Coves y seguiremos para, poco más adelante, coger un desvío a izquierda, señalizado a las fragas do eume, por la DP-6902, que no dejaremos hasta nuestro destino, el aparcamiento en las inmediaciones del Monasterio de Caaveiro. Este tramo de carretera es bastante estrecho en varios puntos. También pasaremos por diversos aparcamientos intermedios. En los meses de verano esta carretera está cortada, existiendo un servicio de autobuses hasta nuestro aparcamiento de inicio de ruta. Una medida totalmente acertada. Como complemente a la actividad, puedes parar en alguno de estos aparcamiento y hacer pequeñas rutas por el margen derecho del Eume, así como disfrutar de alguno de los puentes colgantes que se localizan en el recorrido. Los pequeños suelen disfrutar mucho en estos puentes.

En el aparcamiento del monasterio, que se localiza en el puente de Santa Cristina, hay espacio para un buen número de coches aunque, los fines de semana, suele llenarse. En el caso de que no conozcas el monasterio, es una visita obligada. También, desde el monasterio, puedes acercarte, a poco más de 100 metros, al puente romano sobre el rego da Mazoca o río Sesín. En esta ocasión, acompañados de una buena tropa de pequeños, decidimos remontar un buen tramo del río Sesín, disfrutando de algunos de sus saltos de agua. Obviamente, en caso de adentrarte en el río, especialmente con pequeños, tomad las precauciones oportunas y, en caso de duda, o que los pequeños no se desenvuelvan bien en este tipo de entornos, mejor dejadlo.

Después de la visita al monasterio descendemos al puente de Santa Cristina para iniciar la ruta que traemos a esta entrada. En dicho puente se localiza diversa información sobre el monasterio.


Así como de la ruta que vamos a iniciar, el "Camiño da Ventureira".



Por el margen izquierdo del río Eume cogemos sendero que, en todo momento, discurre próximo, a escasos metros.


Una playa de piedras nos permite acercarnos al río. En el agua una auténtica escultura, que no tiene nada que envidiar a muchas de las que nos encontramos en las salas de arte. Una maravilla de representación artística. A nuestra cabeza nos viene la Ruta do Santo, en A Pontenova-Cartelle, en la provincia de Ourense, en la que nos topamos una auténtica galería de arte en plena naturaleza (Galicia siempre está llena de sorpresas).


Seguimos nuestro sendero, guiados por la jefa del grupo, una maravilla del mundo animal de cuatro patas. Ella nos cuida, ella nos vigila.


Con algún pequeño repecho, pero de ligera pendiente.


Hasta llegar a la antigua Central Hidroeléctrica del Parrote, en un entorno bonito, al margen del río Parrote, afluente del Eume.



Ascendemos desde este punto por carretera ancha. Después de una gran curva, señalizado, cogemos desvío por escalera de madera a nuestra izquierda (siguiente fotografía). Entramos en el que, sin duda alguna, es el tramo más bonito del recorrido.


En esta zona avanzamos a cierta altura sobre el Eume, con unos bosques únicos.


Con continuas subidas y bajadas.


Una pasarela de madera nos deja ver lo que posiblemente sea un vertiginoso arroyo en los meses de lluvia, aunque viendo la cartografía, posiblemente se trate de un aliviadero de los canales de las centrales hidroeléctricas.


En esta zona el bosque autóctono está en perfecto estado de conservación.


El musgo decora gran parte de las rocas de la zona.


Hasta llegar a la Central Hidroeléctrica de A Capela (siguientes fotografías).


Cruzamos la zona de central.


Y por carretera accedemos a la carretera de A Capela. Por dicha carretera, ojo con el tráfico, atravesamos el puente sobre el río Eume. Al otro lado, en el margen derecho del río, nos encontramos la Central Hidroeléctrica de Ventureira, en pleno Rego de Teixido. Y van ..., he perdido la cuenta del número de hidroeléctricas que llevamos. Los ríos gallegos hace mucho que han dejado de correr salvajes, para convertirse en un gran negocio.


Accedemos al edifico de la central y, por un agujero de una puerta podemos ver el interior, y disfrutar de algo de historia industrial, una antigua turbina.


Nos damos un paseo por el entorno y localizamos el inicio de otra ruta por el Eume que nos traerá en una futura visita.


Ascendemos por la carretera durante un buen trecho para, por pista forestal a izquierda, hacer la vuelta de la ruta. Este tramo es el menos interesante y estético de todo el recorrido, en el que hacen su aparición los eucaliptos que desde hace años invaden Galicia.


En cierto punto disponemos de unas vistas únicas del monasterio de Caaveiro en medio del valle. Una estampa única.


Seguimos por la pista forestal. Aquí se aprecia el pulso que las plantaciones de eucaliptos mantienen con el bosque de las fragas.


El sol empieza a esconderse tras las montañas.


Para entrar en los últimos tramos de la ruta, ahora por sendero, con varias subidas y bajadas.


Que nos llevarán hasta el mismo monasterio.


Finalmente desde el monasterio descendemos al puente de Santa Cristina y a los coches. En resumen, una ruta encantadora, variada, con historia y naturaleza, a planificar sin duda alguna.

Quiero cerrar esta entrada enviando un fuerte abrazo a todos los buenos amigos que participaron de este maravilloso día, tanto a los de 2 como a los de 4 patas, y especialmente a los pequeños aventureros y aventureras.


No hay comentarios: