lunes, 6 de febrero de 2017

Exploración zona Navia de Suarna (Lugo)

En 2005 nos movemos a otra zona muy diferente a la habitual en la práctica espeleológica en Galicia, concretamente a los Ancares, a la zona de Navia de Suarna. Como siempre, son los vecinos los que nos hablan de cuevas en las montañas. Si algo hemos aprendido después de un montón de años haciendo espeleología es que, sin duda alguna, los vecinos de las zonas son las principales conocedores de sus cuevas. Lo habitual es que sean ellos los que nos las referencien y ubiquen y, en muchos casos, incluso nos hagan de guías. A todos ellos, nuestro total agradecimiento.

Y sin más, se incluye un completo reportaje fotográfico de una jornada de exploraciones en las montañas lucenses de los Ancares, en las proximidades de Navia de Suarna. Desde esta localidad accedemos a la cuerda montañosa que separa Lugo de Asturias. Es una zona con unas vistas únicas.




Como casi siempre, localizar las cuevas no suele ser tarea directa y requiere, en muchas ocasiones, una buena dosis de paciencia y exploración del terreno. El monte es siempre cambiante y el paso del tiempo elimina muchas de las referencias que tomamos los humanos. Pero quien conoce el monte casi siempre sabe buscar el camino.







De repente, entre la maleza, una gran grieta, aparentemente inaccesible sin cuerda.



Efectivamente se trata de una gran grieta, una perfecta trampa natural, no practicable directamente.


Por la parte baja, bastante alejada, y entre maleza, se localiza una pequeña boca de entrada, de 1 metros de altura aproximadamente, que nos da acceso a una túnel. No estamos en una galería natural, es un túnel artificial, excavado por medios bastante rudimentarios, mediante trabajo manual.


Esta galería nos da acceso al interior de la gran grieta.


En la siguiente fotografía detalle de los primeros metros del túnel. ¿Quién excavo tan singular túnel?, ¿para qué?, ¿cuándo?. Realmente nos surgen muchas preguntas. Podríamos decir que estamos en alta montaña, o media montaña. No hay pueblos próximos. ¿¿¿¿¿¿¿

Sin duda alguna nuestros científicos-arqueólogos deberían trabajar en la zona. Además de la acción humana, también se aprecia, como trampa natural, la posibilidad de que en el fondo de la grieta puedan surgir ciertos hallazgos de importancia.



También nos sorprende la vida animal actual. Una gran salamandra se pasea por el túnel.





En la gran grieta, el juego de luces y el verde del musgo nos sorprende. Aunque en el fondo de la grieta se observa una gran acumulación de materiales o deposiciones, que posiblemente podrían albergar diversos hallazgos arqueológicos-paleontológicos, obviamente no tocamos nada. No es nuestra función. Como espeleólogos, vemos, observamos, pero no tocamos.


















Luego visitamos algunos de los pueblos de la zona, prácticamente deshabitados.




En algunas de sus casas, en proceso de venirse abajo, todavía se observan todo tipo de aperos, muebles, etc. Es como si hubiese caído una bomba y la gente hubiese desaparecido.







Camas, muebles y armarios se pudren lentamente.








También observamos varios ejemplares de arbustus unedo, comúnmente conocidos como madroños. Aunque en la actualidad hay una cierta población de acebo, en aquellos años se percibía esta especie como en peligro de desaparición.






Y así regresamos a Navia de Suarna.








Una visita a la principal localidad de la zona cierra la actividad (siguientes fotografías).

























No hay comentarios: