jueves, 3 de septiembre de 2009

Río Poio (Parque do Alvao. Alvadía. Alto Tras-os-Montes. Portugal)

Río Poio (Parque do Alvao. Alvadía. Alto Tras-os-Montes. Portugal)
nino.sdr@gmail.com

> Fichero kmz para google-earth con la aproximación y retorno
> Reportaje fotográfico completo del descenso (25-julio-2009. fotografías por orden de dificultades en el descenso)
> Otros descensos Norte de Portugal

Información General

Descenso muy recomendable que te proporcionará entre 6 y 7 horas de actividad, según caudal y grupo. Destacar una zona de estrechos formada por varias verticales casi seguidas. En caso de cierto caudal esta zona puede llegar a ser muy problemática o impracticable. Las fotografías de las primeras dificultades del descenso, zona en las que existen diversos escapes, pueden dar una referencia del caudal practicable. El descenso de las fotografías es de finales de julio de 2009, año de mucha lluvia. Obviamente, este descenso se puede hacer con más caudal del que se aprecia en las fotografías, dejando la subjetividad de decidir el punto en el que debe ser aconsejable desistir del descenso al buen criterio de cada deportista y, en caso de duda, no la más tetuda, pero si dejarlo para otra ocasión, que los ríos nunca salen por patas.

Muy recomendable a dos coches, con acceso directo y retorno de 5 minutos. En el caso de hacerse a un coche, aunque no lo he probado, la pateada es, según me comentan, larga-dura y penosa (siguiendo el tubo de la central).

El descenso tiene una primera parte de pequeñas dificultades y progresión horizontal para, tras un giro de 90 grados a derecha, entrar en una zona más encañonada que nos lleva a un tramo de estrechos. En la cabecera del rápel existente en este giro de 90º a la derecha es donde se deberá decidir, según el caudal, si continuar con el descenso o abandonar por su margen izquierdo. En la zona de estrechos, una de las más interesantes del descenso, posibilidad de montar algún rápel guiado de estimarse oportuno y según caudal. Necesario montar un pasamanos recuperable por el margen izquierdo en una de las dificultades. Finaliza este tramo con una gran marmita trampa en la que es necesario hacer una pequeña escalada que no supone mucho problema. Habitualmente nos encontramos cuerda en fijo en el primer tramo de esta trepada-trampa para ayudar a salir del agua. Si la encuentras en mal estado, retírala y coloca un trozo nuevo, seguro que otros deportistas te lo agradecerán. Después de la pequeña trepada, un bonito salto. Se continúa con un tramo de progresión horizontal para llegar a un magnífico C60, con reunión cómoda a su mitad (30+30). Se puede hacer de una tirada o utilizando la reunión en su margen derecho. Tras el C60 un buen tramo de progresión horizontal, en el que nos encontraremos dos bonitos saltos, por encima de las 10 metros, que nos permitirán jugar a ser pájaros por unos segundos. Existe la posibilidad de rapelar en el caso de que no te guste mucho despegar los pies del suelo, o de las paredes. Sobra decir, que los descensos pueden sufrir modificaciones, y lo que hoy es saltable, mañana puede dejar de serlo. Y, en caso de duda, métete en cuerda, que no se es más macho por hacer saltos. Bueno, y con esto y una buena pateada por el río, finalizaremos el descenso con ganas de tomarnos una cerveza.

Si al final te queda ganas de alguna otra emoción, muy cerca, en Pena Aventura Park (http://www.penaaventura.com/), en Riveira de Pena, a 10 minutos del descenso encontrarás, además de un magnífico bar-terraza para tomarte una o más cervezas, y prácticar un buen montón de actividades, una espectacular tirolina de 1500 metros.

Aproximación

Sobre la aproximación, una imagen vale más que mil palabras, por lo que te recomiendo empieces por el fichero.kmz para google earth con la aproximación y retorno del descenso. Y recuerda que Portugal ha cambiado mucho, y dispone de una buena red de autopistas y autovías que de forma rápida y segura te pueden depositar en cualquiera de sus zonas.

La ruta seguida, tomando como punto de partida Verín, en la provincia de Orense, es la siguiente.:

- Salida de Verín dirección Chaves-Portugal por la N-532. Dentro de unos cuantos meses esto cambiará dado que está a punto de abrirse el pequeño tramo de unión que queda pendiente entre la A-52 española (Vigo-Orense-Madrid), que pasa por Verín, con la A24-IP3 portuguesa. De esta forma podemos circular desde A Coruña a la zona del descenso sin tocar una carretera (todo por autovías y autopistas).
- Continuar hacia Chaves-Vila Real por la E801 / A24 / IP3.
- Coger salida 17 dirección a Guimaraes.
- Coger la salida 13 en dirección Ribeira de Pena.
- En la rotonda coger N312 hacia Santa Eulalia y Cerva (estamos prácticamente en la zona del descenso)
- Coger a izquierda hacia Cabriz.
- En Cabriz continuar hacia el puente sobre el Río Poio, atravesarlo y coger a la izquierda hacia la central. En la puerta de la central continuar a izquierda por camino de tierra ascendente que nos llevará a unas casas y explanada en la que dejar el coche de retorno.

El tiempo estimado entre Verín y Cabriz es de 1h30m.

Con el coche-s de cabecera regresar a Cabriz y a la N312. Coger a la derecha por la N312. Más adelante tomar desvío a derecha por la N313 hacia Alvadía. Un poco antes de Alvadía atravesamos un puente de hormigón sobre el Río Poio. Nada más atravesar el puente coger carretera a derecha para, doscientos metros más adelante, encontrarnos una pequeña presa, punto en el que dejaremos el coche-s de cabecera. La entrada en el descenso es inmediata en la pequeña presa. Esta ruta-combinación de coches supone 15 kms. de distancia y unos 20 minutos de tiempo.

Material necesario

2 cuerdas de 60m + cuerda "backup" si se hace el C60 de una tirada 2 cuerdas de 40m + cuerda “backup” si se hace la reunión del C60 + equipamiento personal completo para descenso de cañones


El descenso

La mejor forma de definir el descenso es con imágenes. Tienes un reportaje fotográfico completo del descenso aquí.

En la siguiente fotografía se observa una de las zonas en el que se pueden dejar los coches, por encima de la pequeña presa del Poio.

Bajar al río en la zona de la presa. En un primer momento nos encontramos un molino que, para nuestra sorpresa, está en funcionamiento. Y cuando digo en funcionamiento, es haciendo harina para su propietario. Quedan pocos sitios en los que se puede ver esto. Bueno, sin contar los molinos preparados para visitas turísticas, en los que la piedra gira únicamente para deleite del turista. Sin duda alguna, el pan en la zona tiene que ser buenísimo, lejos de ese pan en base a masas pre-congeladas repletas de aditivos. Sobra decir que estos molinos son propiedad privada, y como tal deben ser tratados. Espero que no se pierda esta tradición en la zona, aunque el tiempo, y las prisas, terminan por destruir estas sanas costumbres. Si quieres ver el molino en funcionamiento aquí te dejo un pequeño video, y también una fotografía.

Iniciamos el descenso con un tramo horizontal que nos servirá para calentar los músculos. La falta de dificultades relevantes en este tramo hará que busquemos todo salto posible, aunque nos suponga salir de la línea de progresión y tremar a cualquier bloque que pueda servir. Podremos divertirnos con 3 o 4 pequeños saltos. Uno de ellos en la siguiente fotografía.

La primera dificultad que nos "obliga" a sacar las cuerdas de la saca es una C10, equipada en el margen derecho. En caso de grupos grandes se puede evitar por el margen izquierdo en la zona del molino, aunque es un buen momento para entrar en cuerda. En la siguiente fotografía la C10.


Cincuenta metros más adelante una C15 equipado en el margen derecho. Dos posibilidades de montar, ambas en el margen derecho. Una más próxima a la línea de caída de agua, aunque no se llega a tocar, y otra muy apartado hacia la derecha. Recomendamos la instalación próxima al agua. Proteger la cuerda de posibles roces. Analizando las instalaciones pensamos que de ser impracticable esta instalación, haciéndose necesaria la más apartada, la zona de estrechos del descenso deberá ser una pesadilla. Bueno, mejor dicho, a mi no me pillarán dentro del Poio en esas condiciones. Desconozco si estas instalaciones están pensadas para distintos caudales, o primero fue la más apartada y posteriormente se montó otra más próxima a la línea de agua, o es para descensos con distintos caudales. Desde mi punto de vista, si la instalación próxima es impracticable, la zona de estrechos será imposible de atravesar. Es en la cabecera de esta dificultad donde se deberá decidir, según caudal, si seguimos o abortamos. En la siguiente fotografía la C15.

En este punto el cauce hace un giro de 90º a la derecha, e iniciamos un progresivo acercamiento de las paredes. Pronto nos veremos metidos en una sucesión de rápeles en unos magníficos estrechos. Estas dificultades están instaladas para que te mojes. Ninguna de estas dificultades supera los 40 metros. Las siguientes fotografías muestra las principales dificultades de, sin duda alguna, el mejor tramo del Poio.


En la siguiente fotografía se puede apreciar que estamos en un tramo estrecho, y que un elevado caudal en esta zona puede suponer un considerable riesgo. De ser necesario siempre se puede montar algún rápel guiado o tirolina.

Antes de salir de la zona de estrechos deberemos montar un rápel recuperable, con una reunión intermedia. En la siguiente fotografía se aprecia la zona de dicha instalación.

La reunión final del pasa-manos nos meterá en un magnífico rápel C30 a una gran poza.

Un poco de natación nos dará de bruces con una pequeña trepada necesaria para poder salir del agua. Habitualmente un trozo de cuerda facilita la ascensión del primer tramo. No tiene una gran dificultad. En caso de estar en mal estado recomendamos sustituir la cuerda. De seguido nos encontramos un magnífico salto S12, también rapelable para los que tengan bien asentados los pies en la tierra. En la siguiente fotografía la trepada y, al otro lado de la misma, el S12.

En la siguiente fotografía se aprecia una panorámica de, para mi gusto, y con diferencia, lo mejor del Poio (zona de estrechos con una sucesión de cascadas).

Y en la siguiente el S12, limpio y sin problemas técnicos.

En la siguiente se ha incluido una marca en rojo en la ubicación de las principales cabeceras de la zona de estrechos (falta una que no aparece en la fotografía). También se incluye la zona del pasa-manos recuperable y los puntos de instalación. Obviamente estos puntos pueden sufrir modificaciones con el tiempo.

Aquí el descenso se abre, y nos vuelve a tocar caminar, sin desaprovechar toda ocasión que pueda aparecer para hacer algún salto.

Y más saltos.

También tenemos que sacar las cuerdas de la saca para alguna pequeña dificultad.

Para llegar a la cascada más bonita del descenso, una magnífica C60, equipada con un pequeño pasamanos en el margen derecho. Dos posibilidades, según la cuerda disponible, hacerla de una tirada, o utilizar la instalación-reunión de su margen derecho, muy cómoda, a mitad de dificultad, haciéndose en dos tiradas 30+30. Personalmente, más divertido fraccionando a la mitad. Además de esta forma con 2 cuerdas de 40m. podrás hacer el descenso, sin olvidarte de la cuerda de "backup". Obviamente, si quieres hacer esta dificultad de una tirada, tendrás que incluir en tus petates 2 cuerdas de 60m. En la siguiente fotografía la cabecera del C60.

El C60 tras la pequeña rampa de lanzamiento.

Reunión intermedia a -30. de la C60. Como se aprecia se trata de una repisa muy cómoda. Aunque se puede salir de cuerda y andar por la repisa, se recomienda totalmente no hacer el pinzas y permanecer asegurados en todo momento.

En la siguiente fotografía, obtenida desde la repisa de la reunión, se aprecia el tramo superior del C60.
En la siguiente se aprecia la fisonomía de la C60, la repisa de reunión intermedia, y su segundo tramo. ¿Es toboganeable parcialmente este segundo tramo?. Parece ser que no por la forma que tiene en su recepción. Ante la duda, a cuerda. Se puede toboganear metido en cuerda, entrando despacito en los últimos metros del tramo, justo antes de la recepción.

Y con esto, volvemos a la progresión horizontal, saltando de bloque en bloque. Pero no se vayan todavía, aún hay más. En el último tramo del descenso nos encontraremos, además de dos pequeños rápeles, dos magníficos saltos. En la siguiente fotografía un S15. Para mi gusto es el salto más técnico de todo el descenso, aunque dispone de una buena zona de recepción. Como siempre, una instalación en el margen izquierdo te evitará el salto. En caso de duda, la más ...

Entre salto y salto, unos tramos de desarrollo horizontal, aunque ciertamente bonitos.

Y hacia el final, otro salto, en este caso un S12. Esta dificultad está preparada a la carta, permitiendo hacer el salto desde todo tipo de alturas.

Al llegar a un muro de piedra en el margen izquierda salir por la senda en margen izquierdo para, en 5 minutos, estar en los coches de retorno.
Recuerda recoger el coche de cabecera, y si te quedan ganas de alguna otra emoción, pásate por el Pena Aventura Park (http://www.penaaventura.com/), en Riveira de Pena, que está a tan solo 10 minutos del descenso. Sin duda alguna el bar-terraza de este parque es uno de los mejores lugares para hacer un poco de cervecing. Además, una tirolina de 1500 metros podrá mantenerte en el aire un buen montón de tiempo. En la siguiente fotografía la terraza del Pena Aventura Park.

Instalación recepción de tirolina.
En el siguiente puedes ver la tirolina en funcionamiento.


Finalmente, y dada la proximidad, te recomiendo totalmente que visites una de las ciudades más bonitas de Portugal, Guimaraes. Aquí te dejo un viejo reportaje fotográfico de Guimaraes que hice hace unos cuantos años. Si quieres verla iluminada, lo que te recomiendo, deberás visitarla en diciembre. Y si quieres ver un castro celta espectacular te recomiendo, a 15 kms de Guimaraes, Citania de Briteiros (reportaje fotográfico).

2 comentarios:

Jorge Nogueira dijo...

Olá Nino,

Magnífica a reportagem e fotos excelentes, ao ler e a ver as fotos parecia que estava lá novamente.

Abraço

Nino dijo...

Gracias Jorge, espero poder volver al Poio pronto con todos vosotros. Es un descenso muy variado y bonito que, sin duda alguna, hay que meter en los clásicos a descender todos los años.

Recuerda decirme algo de los días 19 y 20 de este mes para juntarnos a cañonear en Orense. En caso de no poder buscamos otras fechas.

Abrazos a todos los ecedecianos PT