martes, 15 de septiembre de 2009

Ribeira do Arnal (Parque do Alvao. Galegos da Serra. Portugal)

Ribeira do Arnal (Parque do Alvao. Galegos da Serra. Portugal)
nino.sdr@gmail.com


> Fichero kmz para google-earth con la aproximación y retorno
> Reportaje fotográfico completo del descenso (27-julio-2009. fotografías por orden de dificultades en el descenso)
> Otros descensos Norte de Portugal


Información General

Descenso muy pequeño con un reducido interés para la práctica del descenso de cañones. Muy cerca de Vila Real. No se aconseja hacer muchos kilómetros para este descenso. Si estás por la zona y quieres visitar o hacer algunas de las rutas existentes, puede ser una alternativa para un par de horas en total. Actualmente está sin equipar. Con un caudal mayor, fuera de los meses de verano, y planificando re-equipar el descenso acorde a dicho caudal, podría incrementar ligeramente el interés para nuestra práctica deportiva (necesario estudiar el descenso en dichas condiciones). Señalar que un río no tenga un excesivo interés para nuestra práctica deportiva no significa que no pueda tener un gran interés estético y paisajístico. Son muchos las bañistas, tanto de la zona como turistas que, en los meses de verano, disfrutan de unas pozas fantásticas, en un entorno muy bonito. Recordar que estamos en el Parque do Alvao, a pocos kilómetros de la ciudad de Vila Real.


Aproximación

Sobre la aproximación y retorno, como siempre empezaré con el fichero.kmz para google earth. En rojo la ruta del coche de retorno desde Vila Real si se hace a dos coches. En naranja la ruta del coche de cabecera si a dos coches o a uno. En verde la aproximación a pie si a dos coches (10 minutos). En amarillo retorno a pie si a dos coches (40 minutos). En negro posible retorno si se hace a un único coche (está opción no se ha verificado). De ser posible el retorno directo al coche de cabecera será, sin duda alguna, la mejor opción. En nuestro caso hicimos la opción de dos coches para ver el tramo de río inferior, sin interés para nuestra práctica deportiva. Bueno, más bien se hizo a un coche, pero como si tuviésemos dos, incluyendo un caluroso retorno a pie por el asfalto para buscar el coche de cabecera.

La aproximación partiendo de Vila Real, pasa por la localidad de Lordelo y Agarez, antes de llegar a Galegos da Serra. Desde Vila Real a Galegos da Serra 30 minutos.


Material necesario

- 2 cuerdas de 12 m + cuerda "backup" + equipamiento personal completo para descenso de cañones.
- Si quieres hacer la última dificultad, sucesión de pequeñas cascadas, mejor sustituir por 2 cuerdas de 3o metros, para plantearlas de una tirada.


El descenso

La mejor forma de definir el descenso es con imágenes. Tienes un reportaje fotográfico completo del descenso aquí.

Unos 500 metros antes de llegar a Galegos da Serra veremos a la izquierda el Ribeira do Arnal, en un tramo por encima de la descrita en este descenso. Destacar en la zona que observamos la Cascata do Arnal. Este tramo suele estar, en los meses de verano, bastante concurrida de bañistas.

A la altura de esta cascada un aparcamiento a la derecha según subimos nos servirá para dejar el coche. Si se hace a dos coches, no recomendable, antes deberás dejar el de retorno en el puente de llegada. Señalar que el retorno a un coche está pendiente de verificar. Por la carretera volveremos a pie hacia atrás unos 100 metros. Observamos en una curva un sendero a la derecha que desciende hacia un pequeño puente. Al inicio del sendero se observa en el valle la localidad de Vila Real (siguiente fotografía).

En 10 minutos estaremos sobre el puente. Por el margen derecho, bajo el mismo, nos encontramos un molino (siguiente fotografía).

La rueda desmontada hace suponer que ha dejado de hacer su trabajo. Desconozco la forma, pero sin duda alguna los gestores del Parque do Alvao deberían buscar algún mecanismo de ayudas para que los propietarios de los molinos de la zona los mantengan en funcionamiento y dando servicio. Y no estoy haciendo referencia a mantenerlos en funcionamiento de cara al turismo. Por cada molino que deja de funcionar es mucho lo que se pierde y, tal vez no se es consciente de ello, hasta que no queda ninguno dando servicio.

Veinte metro por debajo del molino iniciamos el descenso. Es momento de cambiar a modo neopreno. En un primer momento una pequeña C5, equipada en el margen derecho con un cordino a natural, para progresar fuera de agua (siguiente fotografía). Revisar la totalidad del cordino y, en caso necesario, sustituirlo.

De inmediato un pequeño destrepe (siguiente fotografía)

El agua se concentra en una C7, sin equipar, evitable por el margen izquierdo (siguiente fotografía). Aunque evitable, la instalación de esta dificultad por el agua proporcionaría un poco más de interés al descenso. De todas formas, habría que buscar la forma de instalaciones naturales, que no produzcan ningún impacto en el entorno.

Sin tiempos muertos nos encontramos con un C6 sin equipar (siguientes 2 fotografías). Miramos la viabilidad de evitarla por el margen izquierdo, lo que resultad algo delicado y, en caso de caída, peligroso. Analizando la poza de recepción, todo apunta a que es saltable, ligeramente delicado, por lo estrecho de la poza de recepción. Al no poder comprobar la profundidad, optamos por buscar la forma de rapelar la dificultad. Un pequeño destrepe nos mete en la línea del agua. Se busca una piedra empotrada y un pequeño cordino nos sirve para descender la C6. En la base comprobamos que la profundidad puede servir para el salto, con el cuidado y precisión oportuna dado lo estrecho de la poza de recepción. Como siempre, lo que hoy es saltable, mañana puede dejar de serlo. Comprobarlo antes de saltar cuesta poco, y puede evitar sustos.


En la siguiente panorámica se observan las dos dificultades, la C7 y C6. Una trepada por el margen izquierdo nos permite continuar el descenso.

En este punto, en el margen izquierdo, contrario a la línea de agua con caudal bajo, una pequeña ventana nos asoma a una dificultad de mayores dimensiones, por encima de los 20 metros, en oscuros (siguiente fotografía). Por las marcas y señales de la dificultad, este constituye uno de los puntos de progresión del agua en época de lluvias, cuando el caudal del descenso es elevado. Obviamente, habría que analizar la situación del descenso, incluida esta dificultad, en condiciones de caudal elevado. Sobra decir que en dicha situación progresar por la línea actual de agua sería inviable, necesitando abrir otra línea de progresión, posiblemente por el margen izquierdo. Sin duda alguna, en esta situación, los cañonistas de Vila Real podrían disponer de un pequeño descenso, muy próximo, para disfrutar.

Por la línea de agua, un par de pequeños saltos sin interés y algún destrepe (siguientes 2 fotografías) nos aproxima al final del descenso.


Una pequeña acequia muestra signos de la acción del hombre (siguiente fotografía).

En su cabecera observamos una sucesión de pequeñas cascadas enlazadas que, de equiparse, y con algo más de caudal, podría nuevamente incrementar el interés del descenso (siguiente fotografía). Al tener algo de vegetación decidimos evitarlo por el margen derecho.

Aquí finaliza el descenso. El tiempo estimado es de 30 minutos.
En este punto, aunque la mejor opción sería buscar sendero que nos lleve al molino y puente de cabecera, decidimos coger sendero que progresar por el río, en un giro de 90 grados a izquierda. En el primer tramo ser observa una pequeña cascada (siguiente fotografía) que, de equipar el descenso, se podría incluir como parte del mismo.


Seguimos sendero, con algo de maleza, y muchos puntos y tubos de captación de agua (siguiente fotografía). A la altura del puente del segundo coche (de retorno), abandonamos sendero para, por una panza rocosa, con algo de vegetación, descender a machete hasta el coche. El tiempo estimado de retorno es de 40 minutos. En nuestro caso, al disponer de un único coche, completamos la actividad con un bonito paseo bajo el sol, y por el asfalto, para buscar el de cabecera.

1 comentario:

Anton dijo...

Información muy completa y detallada, buen trabajo!.