martes, 22 de julio de 2014

Surf para niños

En los países y zonas en los que la nieve es habitual hace que la formación en todo tipo de actividades en este medio se haga relevante. En estos lugares se suele incluir dicha formación en los propios centros educativos de una forma continuada, no en la forma de una excursión de esquí en toda su andadura educativa.

En Galicia los niños cursan lo que conocemos como “coñecemento do medio” y, en este sentido, está claro que la nieve no es uno de los elementos típicos de nuestro medio. Sin embargo, el mar sí lo es. Al igual que en los países del norte los niños tienen una completa formación en esquí, montaña, etc., aquí se debería tener en todo tipo de actividades y deportes vinculados al mar. En esta ocasión hemos optado por el surf para niños y, como conclusión, es una actividad que habría que empezar a plantearse el incluirla, de alguna forma, en nuestros centros educativos.

Este colectivo de deportistas comparte muchas cosas con nosotros. Ambos, surfistas y barranquistas estamos, en cierto sentido, enganchados a la fuerza del agua. Ellos en la forma de olas y, nosotros, en la de cascadas y rápidos.

En los recientes cursos de surf para niños a los que hemos asistido hemos visto que una vez que los pequeños cogen su primera ola, quedan enganchados, de una u otra forma, a este deporte. Es una bonita manera de sentir la fuerza del agua. Pasan los días, y al ver como empiezan a hablar de las mareas, de sus ciclos, de las olas, de que existen unos relojes que te marcan el estado de las mareas, las corrientes, etc., etc., apreciamos que están, de una forma amena y divertida, casi sin saberlo, adquiriendo unos grandes conocimientos de su medio, el mar. Tal vez algún día esta y otras sean las herramientas que el sistema educativo utilice para que los niños adquieran conocimientos de sus medios. Y todo esto sin contar las ventajas a nivel de educación física-deportiva, habilidades en motricidad, respeto por el mar y, en general, por el medio ambiente, entre otras muchas.

Como en toda actividad, es fundamental que los monitores que inicien a los pequeños en cualquier actividad tengan unos buenos conocimientos en dicha modalidad y, además, algo muchas veces más difícil de encontrar, unas grandes habilidades en el trato con los más pequeños. En este sentido, y tras consultar con algunos practicantes de este deporte, se ha seleccionado bluesurf como grupo escuela en esta materia, entrando en contacto con Eladio Corral. Toda la información disponible en http://www.bluesurf.es/

Sin duda alguna, 100% recomendable en todos los sentidos. Los pequeños disfrutan como hacía mucho que no lo veía. La relación con los monitores magnífica, tanto a nivel deportivo como de conocimiento del medio y personal. Saben perfectamente como interaccionar con los más pequeños, para que disfruten de la actividad y, de paso, aprendan todo tipo de cosas relacionadas. El ratio monitor-alumno muy bueno, lo que hace que estén perfectamente atendidos. Sorprende ver, como padre, la gran mano que tienen con los más pequeños, siempre con una gran paciencia, siempre con una sonrisa en la cara. Todo esto y mucho más es lo que me ha llevado, en esta entrada, a hacer referencia a bluesurf, un grupo de monitores de surf, de la mano de Eladio Corral, totalmente recomendable, tanto para los que habitamos esta tierra del noroeste, como para los que puntualmente, en los meses de verano, puedan visitar en sus vacaciones Galicia (una forma única de que los pequeños pasen una vacaciones inolvidables). Aprovecho para enviar a la gente de bluesurf un fuerte abrazo y mi gratitud por un trabajo muy bien hecho.
Y para terminar, unas cuantas fotografías.
Es el primer día de curso, y para algunos la primera vez que tocan una tabla. Asisten a sus primeras explicaciones. El objetivo principal es la evolución, pasar del surfer encogidus-acostadus a surfer erguidus.

Primeras pruebas en seco. Aquí la tabla no se mueve, parece fácil.


Luego la puesta a punto del hardware. Los ejercicios de calentamiento son fundamentales para evitar tirones y lesiones.




Y al agua. Cada uno lleva la tabla como puede. Al principio no es muy elegante, pero con el paso de los días las cosas cambiarán. Es la primera toma de contacto.


El sol nos acompañará durante las dos semanas de formación.


Los pequeños tienen el centro de gravedad bajo y mucha agilidad. En unos minutos empezamos a verlos sobre sus tablas. A los mayores nos cuesta mucho más la evolución.



Con la ayuda de sus monitores pronto empezamos a ver como se levantan sobre sus tablas. Y una sonrisa en sus caras. Después de esto todos quedarán enganchados, de una u otra forma, a este deporte.




Con el paso de los días se aprecia unas mejores "poses" sobre sus tablas. En algunos casos, los pequeños están más pendientes de que sus monitores y amigos les vean de pié sobre sus tablas que de disfrutar de las olas.


En cierto momento veo a uno de los monitores, Julio, haciendo la maniobra que los niños llaman el vuelo en tabla. Sobre su cabeza avanzan en el agua para empezar a dar vueltas sobre su eje. Es increíble la forma en la que los monitores conectan con los pequeños. Al poco de iniciar la formación se aprecia que la totalidad de pequeños adoran a sus monitores. Y esa relación es fundamental para aprender, tanto en surf, como en cualquier otra actividad o materia, sea deportiva o no.



Avanzan los días y los pequeños empiezan a preocuparse por la proximidad del final de curso. Tenemos la suerte de que el mar forma parte de nuestro medio más próximo y siempre estaremos vinculados a él y a sus deportes. Pronto repetiremos para hacer nuevos avances en el mundo del surf.




En las siguientes algunas fotografías de bluesurf, gracias por todo.
En la primera un pequeño evolucionando bajo la mirada de Eladio.


Todos avanzan rápido.



Y en el grupo se establecen nuevas amistades que, en algunos casos, acaban por compartir aldea en el Clash of Clans. 


Y con esto, finaliza esta primera andadura por el mundo del surf. Pronto volveremos con más aventuras. 

No hay comentarios: