domingo, 28 de agosto de 2016

Cerrada del Utrero (Burunchel-Arroyo Frío, Jaén-Andalucía)

Otro de los barrancos que hicimos en nuestra breve visita a Andalucía de 2016, pensando en hacer actividad con niños, además del fantástico descenso de La Bolera, o Guadalentín Inferior, es el de la Cerrada de Utrero. Nos cambiamos de zona a la fantástica localidad de Cazorla. Es un barranco escuela sencillo, ideal para iniciar a los niños en la vertical y saltos, con escapes en varios puntos del descenso. Para pasar un día divertido disfrutando del agua. Totalmente recomendable. Barranco sencillo para pasar el tiempo que se quiera practicando saltos y vertical. No tiene el ambiente ni la estética de la Bolera, pero es otra maravilla para disfrute de los más pequeños. Aunque sobra decirlo, con niños siempre con poco caudal. Nuestro descenso ser realiza el 13 de julio de 2016, encontrándolo con un caudal perfecto para disfrutar del mismo. Por lo tanto, para planificar con niños sin duda alguna, preferiblemente los meses de verano y nunca después de lluvias.

La localidad más próxima al descenso es Arroyo Frío, desde Cazorla, pasado Burunchuel, antes de llegar a Arroyo Frío. El descenso se encuentra dentro del Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas. Desde Cazorla cogeremos la A-319 hacia Burunchel, que pasaremos en dirección a Arroyo Frío. Después de Burunchel hay varios miradores con una vistas que valen la pena. Seguimos por la A-319 descendiendo, con varias curvas, en dirección a Arroyo Frío. Unos 2,5 kms. antes de llegar a Arroyo Frío nos encontramos una central eléctrica abandonada, punto en el que dejaremos el único coche necesario para este descenso. Hay una buena explanada para aparcar.

Desde este punto, entre la tubería que llega a la central y el río, coger sendero ascendente sin pérdida posible. Por cierto, se trata del río Guadalquivir, quinto río por extensión de la península ibérica. Río que nace muy cerca del punto en el que no encontramos y discurre por las provincias de Jaén, Córdoba y Sevilla, desembocando en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).

Al estar en pleno parque natural es obligatorio solicitar autorización para esta actividad. Hacemos las correspondiente solicitud. Nuestro total agradecimiento a la Delegación de Medio Ambiente de Jaén. Les remitimos la solicitud y a los 3 días tenía en el buzón de casa la autorización. Una gestión y atención rápida por email a todas nuestras cuestiones. Ojala el servicio de medio ambiente de Galicia funcionase la mitad de bien y rápido que el de Andalucía en nuestras solicitudes de actividad. Obtenido de http://www.actionman4x4.com/canonesybarrancos/recorridos/guadalentin.htm

----
Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en Jaén:
C/ Doctor Eduardo García-Triviño López nº 15 C.P.: 23071 - Jaén
Teléfono: 953 36 88 00
Fax: 953 36 87 50
Me han facilitado además estos dos números:
Teléfono:953368800
Fax: 953368779

Modelo de solicitud


Puede solicitarse también por vía telemática en este enlace pero es necesario disponer de certificado digital (esto es lo que llevamos tiempo pidiendo en Galicia para poder agilizar las solicitudes en nuestra autonomía, obteniendo el silencio por respuesta [sin comentarios]).
http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/site/cae
----

Entrando en materia, antes de nada se adjunta fichero kmz para google-earth con la aproximación, descenso y retorno (kmz disponible aquí).
Desde la central, entre la tubería que llega a la misma y el río, cogeremos sendero sin pérdida posible siempre ascendiendo por la margen izquierdo (entre la tubería y el río). A los 15 minutos aprox. cruzaremos el cauce para seguir por sendero, 10 minutos más, hasta el inicio del descenso, que se localiza en la parte baja de la presa de la Cerrada. Las siguientes cuatro fotografía en el primer tramo de la aproximación, antes de cruzar el cauce del Guadalquivir. Por cierto, con bastante sombra, que es de agradecer.





Y las siguiente tras atravesar el cauce.


En algún punto una cadena ayuda a la progresión.


En este segundo tramo también pasamos por la base de la Cascada de Linarejos, espectacular, aunque en estas fecha sin caudal alguno.

La aproximación supone 30 minutos. El descenso entre 2 horas a las que queramos. Es un descenso para practicar maniobras, disfrutar, repetir saltos, etc. Se podría planificar para pasar un día completo. Si se hace rápido, 1h a 1h30m. Pero con niños ni se te ocurra. Ideal para hacer prácticas de bloqueo de piraña, progresión en cuerda, reuniones, saltos, etc., etc.

Como siempre, incluir agua y comida en los botes estanco, junto con el material habitual, manta térmica, pequeño botiquín, frontal, etc., etc. Nunca sobra este material aunque el descenso sea pequeño y tenga numerosos escapes. En cuanto a material técnico, equipo de vertical completo, neopreno, 1 cuerda de 30 metros y otra cuerda de "backup". La mayor dificultad es de 15 metros. El equipamiento del barranco es muy bueno, con varias alternativas en algunas de las dificultades para poder optar por diferentes formas de progresión. También varias de ellas son evitables.

El equipo de pequeños inicia el descenso con total emoción.


Hace calor y las primeras pozas sirven para meter agua a los neoprenos y bajar temperatura.


E iniciamos el descenso, aprovechando todo lo que tenga aspecto de salto o tobogán, por pequeño que sea.


De inmediato llegamos a la primera dificultad vertical equipada en el margen izquierdo. Se desciende parcialmente en agua.



En la poza de recepción dedicamos bastante tiempo a diversas maniobras, como el bloqueo de la piraña, saltos de alturas que van del centímetro a un par de metros, y también nos metemos en la caída de agua, para que se acostumbren a moverse entre la espuma, etc. (siguientes fotografías).





Durante todo el descenso se hará multitud de saltos, muchos de ellos, por no decir todos, evitables, en el caso de no querer hacerlos. Se incluye un pequeño video resumen de algunos de los saltos en los que la tropa pequeña ha disfrutado en la Cerrada del Utrero.

video

Luego algunos destrepes sencillos.


Y aprovechamos una pequeña vertical para montar una reunión a mita de la misma, una reunión familiar. También aprovechamos para explicar algunos de los movimientos de agua que se producen y la forma de salir de los mismos, siempre a pequeña escala.


En la base de la misma, en el margen derecho, se puede hacer un pequeño y fácil salto. Identificadle bien el punto de recepción a los pequeños.



Para seguir nadando por la poza de recepción.


Y machando las culeras de los neoprenos.


Saltos y más saltos. Todos evitables aunque, como era de esperar, ellos no los evitan. Los repiten una y otra vez.



Alguna dificultad, aunque equipada para hacer en cuerda, decidimos destreparlar, para practicar otras maniobras.


Para volver a la búsqueda de todo lo que sea saltable. Así van pasando las horas. Lo que decíamos, descenso sencillo y pequeño pero que puede dar mucho juego para pasar unas cuantas horas.


Seguimos nuestro camino, con nuevos destrepes.



Hasta una dificultad que se puede toboganear o saltar. Obviamente se hace de las dos formas. En esta zona, además de comer, nos pasamos un buen montón de tiempo haciendo todo tipo de maniobras, saltos, etc. (siguientes fotografías).





También hay tiempo para comer y dormir una mini siesta, antes de seguir con el descenso. Dormir con esta temperatura, a la sombra, con el ruido del agua de fondo es algo que no tiene precio.


En esta zona nos empezamos a encontrar algunos bañistas. Un nuevo rápel estético, por el margen izquierdo, después de una destrepada, nos mete en cuerda. Progresa enteramente por agua, ideal para los pequeños (siguientes fotografías).



En algún punto hay que tratar de salir de la vena de agua que, en sus pequeños cuerpecitos, les mete un cierto meneo. No debemos olvidarnos que no es lo mismo este tipo de caudal en un adulto que en un pequeño.



Otras pequeñas dificultades las destrepamos o saltamos.


Y seguimos con más saltos, sean de la altura que sean, todo vale.


Aunque se pueden evitar algunas dificultades en seco, tratamos de progresar en agua. Es un barranco ideal para que los pequeños pongan en práctica distintas maniobras de progresión en barrancos.


Y como era de esperar, nos topamos con una culebra en el río. Últimamente es la tónica habitual, en casi la totalidad de los descensos que hacemos nos encontramos a algún ofidio, que como siempre escapa rápidamente.


Después de observar brevemente tan singular habitante del paraje, volvemos el descenso, con más destrepes. Cuando hacíamos descensos sin pequeños nunca nos topábamos con tan singulares animales, tal vez al hacer los descensos mucho más rápidos. Ahora, es la tónica habitual. No está mal bajar las revoluciones para poder disfrutar de estos entornos naturales. Bueno, y también está el factor edad y las condiciones físicas, aunque ese es otro tema, del que prefiero no hablar.


Nos refrescamos en algunas de las mamitas de este tramo, en el que predominan los tonos verdosos en el agua. En otros descensos los pequeños pasan frío y salen rápido de agua. Aquí pasa lo contrario, se tienen que meter en agua para bajar temperatura.



Más destrepes. Todo vale para tal maniobra, incluso lo que llamamos culo-esquí.



Se percibe que estamos en los últimos tramos del descenso.


Cuando de repente en una gran poza nos encontramos con un nutrido grupo de bañistas. En esta se pueden hacer diversos saltos desde la roca del margen izquierdo (siguientes fotografías).



Esto se termina y, a la altura de la central de inicio de aproximación, dedicamos unos momentos a flotar en el Guadalquivir para disfrutar, relajarnos y refrescarnos. No estamos acostumbrados al maravilloso sol y calor de Andalucía. Que clima más maravilloso, que tierra más encantadora.


Para finalmente vernos en la misma central de inicio (siguiente fotografía) en el que se localiza nuestro coche, dando por finalizado el descenso. Aunque con calma, el día es largo, y las últimas horas de la tarde nos dará para hacer otra espectacular actividad en la zona, aunque eso es otra historia que traeremos más adelante a este blog.


En resumen, un descenso totalmente recomendable con niños (siempre con caudal bajo), para iniciación a esta práctica deportiva. Los pequeños deberán tener unos mínimos conocimientos de progresión en cuerda y, de ser necesario, asegurarles la progresión. Es obligatoria el neopreno. Obviamente, con caudal alto no es descenso para niños.

En cuanto a los tiempos, aunque se ha indicado al principio de la entrada, aproximación de 30m., descenso de 2h. a lo que se quiera y retorno inmediato. Descenso a un coche. Necesaria 1 cuerda de 30m. y cuerda de "backup".

Como siempre, aunque creo que sobra decirlo, en el caso de que no seas practicante de este deporte y quieras introducir a tus pequeños en este mundo, la mejor opción son las empresas del sector. Será una actividad que nunca olvidarán.

Más información de este descenso en www.topocanyons.info.


1 comentario:

JOSE LUIS dijo...

Por si fuera interesante para ustedes o sus compañeros de rutas, tengo publicado plantararboles.blogspot.com y yofrenoelcambioclimatico.blogspot.com (MENOS es MEJOR)
El primero es un manual sencillo para reforestar, casi sobre la marcha, sembrando las semillas que producen los árboles autóctonos de nuestra región. Salud, José Luis Sáez Sáez.