jueves, 19 de octubre de 2017

Barranco d'os Lucars o Espierre (Orós Bajo, Huesca)

Otro pequeño juguete del pirineo aragonés totalmente recomendable con niños. En muchas páginas he visto referenciar este barranco como el hermano del Barranco del Furco. Tiene varias cosas comunes, como el estar formado en flysch, un tamaño y número de dificultades similar, unos tiempos de aproximación y descenso similares, entre otros factores. También he visto en varias páginas que si es más bonito uno u el otro. Ambos son igual de bonitos aunque, si tuviese que mojarme, me decantaría en el sentido de que el Furco es más estético y el d'os Lucas más divertido.

Nunca habíamos tenido el placer de hacer este descenso, no entiendo el motivo de ello, pero la verdad es que lo planificamos con niños siendo también para nosotros la primera vez que lo hacíamos. Como siempre, en la planificación, hacemos uso de la página mantenida por nuestro compañero y amigo Morta, topocanyons. De aquí sacamos la aproximación, topografía, etc.

La aproximación supone un total de 1,3 kms., el descenso 500 metros y, el retorno, 350 metros. Descenso a un único coche, partiendo del aparcamiento principal a la entrada del pequeño pueblo de Orós Bajo. El único aspecto negativo del descenso, que es demasiado corto. Se adjunta fichero kmz para google-earth-maps con la ruta de aproximación desde Orós Bajo.

Respecto al material necesario, 2 cuerdas de 35 metros + cuerda de "backup". Neopreno obligatorio todo el año.

Desde el aparcamiento a la entrada de la pequeña localidad de Orós Bajo, cogemos camino ascendente por el margen izquierdo del río. Un cartel marca GR16 a Oliván.


A los pocos metros dejamos el camino y cogemos sendero estrecho a izquierda, siempre ascendiendo.


Desde distintos puntos observamos el aparcamiento de Orós Bajo.


El sendero no tiene pérdida y está bien marcado.


En otro tramo avanzamos entre árboles.


En poco tiempo cogemos altura. Recordad que la aproximación total es de 1,3 kms.


Luego por camino algo más ancho, con roderadas para todo terreno.


En esta zona dejaremos el camino y nos desviaremos a izquierda por un sendero estrecho. En este punto iniciaremos un tramo en descenso a buscar el cauce del d'os Lucars (siguiente fotografía).


Para en unos pocos minutos llegar a una pequeña presa. Desde el muro observamos una instalación para equipar cuerda. También se puede descender por sendero a la parte baja del mismo.


Entramos en el descenso y nos encontramos algún pequeño destrepe (siguiente fotografía).


Y de inmediato la primera dificultad, una C13 equipada con pasamanos en el margen izquierdo. Se puede progresar a la cabecera para bajar en cuerda o descender un pequeño tramo, por cuerda fija, para hacer un salto de 8 metros. Desde más abajo se puede hacer un salto de 3 metros. Al gusto. En nuestro caso hacemos el pasamanos y el salto de 8.


Luego los pequeños repiten varias veces pequeños saltos desde la parte inferior. El descenso tiene pocas dificultades y hay que sacar todo el partido posible a las pocas existentes.


Unos metros y llegamos a la dificultad más divertida del d'os Lucas, una C10 que se puede hacer en cuerda (equipada en el margen izquierdo), hacer como salto S8 por el margen derecho o, lo mejor de todo, como T10 (tobogán de 10). Bueno, posiblemente sea de 8, pero es igualmente divertido.


En primer lugar hacemos la dificultad como S8 (los pequeños en las siguientes fotografías).



Por detrás asoma un grupo numeroso que viene con una empresa. En la siguiente fotografía "toboganeando" la C10. Con la ayuda de una cuerda remontan para repetir. 


Dejamos pasar al grupo de la empresa para poder permanecer en la dificultad. Trepamos la C10 y montamos cuerda para asegurar la trepada a los niños. Mientras la gente de la empresa desciende la C30, nosotros disfrutamos con el tobogán. En la siguiente fotografía un pequeño preparándose en la entrada a la cabecera del tobogán.


Y como un vídeo es mejor que muchas fotos, se adjunta uno con algunas de las progresiones de los pequeños en el T10 (video T10 del d'os Lucars FullHD en 1920x1080, 29fpm, 178MB). Mientras el grupo de empresa desciende la C30.


Dejamos el tobogán para entrar en la última dificultad del descenso. Esto ha sabido a poco. Llegamos a una C30 y una C16 casi encadenada. La C30 está equipada en el margen izquierdo con un pasamanos de acceso (siguientes fotografías).



Y de inmediato la C16, equipada también en el margen izquierdo. En la poza de recepción de la C16 encontramos, en pleno agosto, una gran aglomeración de bañistas.



En la siguiente fotografía la C30 y C16 desde la base. Y cómo hemos conseguido la fotografía sin los bañistas. Muy sencillo, photoshop ha hecho el milagro. Se ha aplicado el filtro quitar personas.


Y con esto finaliza el descenso. Por delante nos quedan algo más de 350 metros de retorno por sendero paralelo al cauce. Poco antes de llegar a Orós Bajo, nos encontramos una presa equipada en el margen izquierdo. Los pequeños progresan en cuerda en está última dificultad (siguiente fotografía).


Y como se suele decir en los cuentos, colorín-colorado, este barranco se ha acabado.

Últimas noticias en espeleología

Labor de excelencia en el rescate de espeleólogos en apuros
Andalucía cuenta con varios miembros de uno de los grupos más prestigiosos de espeleosocorro a nivel nacional. Su trabajo, altruista y voluntario, ...
Google Plus Facebook Twitter Marcar como no importante
Buscan al desaparecido en una zona de simas con apoyo de espeleólogos
San Sebastián, 16 oct (EFE).- La Ertzaintza ha centrado hoy la búsqueda del vecino de Arrasate desaparecido el jueves en una zona de simas, para ...
Google Plus Facebook Twitter Marcar como no importante
Aquellos exploradores de Vilalba...
Si a ese autor se le puede asignar la condición de precursor de la espeleología, entre los pioneros debe figurar también un grupo de vilalbeses que a ...
Google Plus Facebook Twitter Marcar como no importante

jueves, 12 de octubre de 2017

Barranco del Gorgol o Betato (Tramacastilla, Huesca)

Un pequeño juguete en el mundo de los barrancos del pirineo, totalmente recomendable para niños, en época de estiaje y con caudal bajo. Han pasado muchísimos años desde la última vez que hicimos este barranco y, aunque de su interior recuerdo todas y cada una de sus dificultades, la aproximación se ha borrado por completo de mi cada vez más vieja masa cerebral. Como siempre, en la planificación, en este caso especialmente centrada en la aproximación, hacemos uso de la página mantenida por nuestro compañero y amigo Morta, topocanyons.

La aproximación supone un total de 2,9 kms. En coche se pueden evitar 1,9 kms. iniciales. Estamos en un descenso muy pequeñito, de poco más de 1 hora. Progresad con calma para que no termine demasiado pronto, disfrutando y repitiendo los saltos que nos encontremos. Tal vez es el único aspecto negativo, demasiado corto, aunque a nivel estético, es una maravilla, una pequeña pero auténtica joya.

Respecto al material necesario, 2 cuerdas de 20 metros + cuerda de "backup". Neopreno obligatorio todo el año. Descenso a un único vehículo.

Como en esta ocasión nos desplazamos en autocaravana, no creemos oportuno el meternos por caminos, por lo que la aproximación la iniciaremos en la misma localidad de Tramacastilla de Tena. A la entrada de dicha localidad, al encontrar las primeras casas, un camino a izquierda nos lleva a una explanada, observando un gran aparcamiento en la parte superior. En esta zona dejaremos nuestro vehículo. Desde este punto iniciamos aproximación que nos llevará, en 1,9 kms., a lo que sería el inicio de la aproximación clásica al barranco. En dicha zona, a la que se accede por camino, se podrían aparcar coches, evitando estos kilómetros. Se adjunta fichero kmz para google-earth-maps con la ruta de Tramacastilla al inicio de la aproximación clásica.

En la siguiente fotografía en la parte alta del aparcamiento de Tramacastilla, ascendiendo por unas escaleras hacia el centro urbano.


Avanzamos por la carretera principal del pueblo para, pasada una fuente, coger desvío por carretera a izquierda. Seguiremos por la misma, hacia la salida del pueblo, entre casas (siguiente fotografía).


Abandonamos la localidad por camino ancho, apto para coches, con unas impresionantes vistas de las montañas pirenaicas al fondo. El camino discurre en todo momento sin pendientes, únicamente ligeras bajadas y subidas casi inapreciables.


Hasta llegar al cauce de nuestro barranco, el Gorgol, que atravesamos por un puente, aunque antes nos paramos a disfrutar de la visión de la cortada de salida del descenso, punto final del mismo (siguiente fotografía).


En la zona algunos bañistas disfrutan de las pozas.


Seguiremos durante poco más de 50 metros por el camino principal hasta localizar un sendero bien marcado a nuestra derecha, ascendente, señalizado Betato. Cogeremos dicho sendero (siguiente fotografía).


En este punto-cruce, en el que se pueden aparcar coches, se iniciaría la aproximación clásica, en una zona de robledal. Se incluye el correspondiente fichero kmz para google-earth-maps, que nos llevará al inicio del descenso. Iniciamos la aproximación clásica, que no llega al kilómetro. La primera mitad ascendiendo, entre robles, por sendero bien marcado (siguiente fotografía).



Los dos desvíos que cogeremos serán a derecha. Por lo tanto, en caso de duda, a la derecha.


A mitad de aproximación, más o menos a los 500 metros, en un nuevo desvío a derecha, iniciamos el descenso hacia el cauce (siguientes fotografías).




Al llegar al cauce lo seguimos, obviamente río abajo, durante unos pocos metros, hasta un estrechamiento que claramente apunta a que es el punto para ponernos los neoprenos y el material de vertical. Desde esta zona se vislumbra una pared al fondo del estrecho, espectacular, como antesala de lo que nos espera en el barranco. Una auténtica pasada de colores. La primera dificultad es un destrepe que hacemos por el margen izquierdo, con cuidado. Obviamente, en caso de caudal excesivo, nunca adentraros en este, o cualquier otro descenso, con niños.



Desde las cabecera del destrepe disfrutamos de los tonos rojizos y de las formas del Gorgol.


La cámara de fotos no para de hacer "click". Desde la parte superior de la pared se precipita agua.



Nos introducimos en un estrecho pasillo, siempre en agua.




Y no desaprovechamos ningún salto, aunque sea de pequeñas dimensiones, que nos sale al paso.



Todo lo que parece saltable se hace.


Y también algún pequeño tobogán.


Más o menos, a mitad de este pequeño descenso, nos encontramos otra de sus maravillas de color, una pared con unas formas y tonos rojizos espectaculares. Realmente una maravilla. Nuevamente la cámara de fotos coge carrerilla.



Para de seguido continuar desgastando las culeras de nuestro neoprenos por todo lo que se parece a un tobogán.



Un rápel de 9 metros, ramposo, en agua, y equipado en el margen derecho, nos obliga a sacar las cuerdas.



Aprenden a moverse en cuerda con el agua golpeándoles. Una dificultad muy didáctica para ellos. Una vez bajan ellos, se trepa por el margen izquierdo y se sigue un pasamanos, hasta un punto sobre la vertical de la poza de recepción, para hacer esta dificultad como salto. No se recomienda que los pequeños progresen por dicho pasamanos para hacer dicho salto.


En la poza de recepción los pequeños buscan distintos puntos de salto (siguiente fotografía con la C9 al fondo).


Un grupo aparece en la cabecera de la C9. Es verano y este barranco está muy frecuentado por empresas. Nosotros esperamos un poco a que otro grupo descienda la última dificultad, una C15 que progresa parcialmente en agua. Aunque existe la posibilidad de montar una C18 en el margen izquierdo, que iría totalmente fuera de agua, decidimos esperar a que quede libre la cabecera de la C15. No es mucho el caudal y siempre se agradece el progresar en agua.


Lentamente vamos quitando metros a la C15 (siguientes fotografías).




Tras la poza de recepción, nos encontramos en un pequeño tobogán.


Que nos deposita en la salida del descenso.


Aunque hay tiempo para repetir esta última pequeña dificultad, tanto en tobogán, como saltando.


Tras nosotros el otro grupo inicia el descenso, en su caso, desde la cabecera de la C18.


Unos pocos metros, tras pasar bajo el puente que atravesamos en la aproximación, buscamos un punto para comer algo.



Nosotros terminamos en este punto, el gorgol sigue su camino, en un cauce mucho más abierto.


Nos cambiamos y ascendemos en la zona del puente al camino. Es hora de desandar los 1,9 kms., hasta Tramacastilla y a nuestra casa con ruedas, aunque antes disfrutamos de las vistas de las montañas.


Y de un gigante pedrolo en la parte baja del Gorgol.


Realmente es grande. El agua todavía no ha podido con él.


Y con esto finalizamos un descenso muy estético y totalmente recomendable con niños.