lunes, 25 de diciembre de 2017

Corga da Fecha (Arroyo da Fecha, Río Caldo, Torneiros, Serra do Xurés, Ourense)

Quiero iniciar esta entrada agradeciendo a Juan y Joaquín Prego las muchos y maravillosos años de actividad que hemos compartido. Juan Prego es el responsable, en gran medida, de que formemos parte de este deporte. Son muchos los recuerdos y las aventuras que hemos pasado juntos, y siempre ha sido mi ángel de la guarda, especialmente en los tiempos en los que carecía de cabeza. Él me ha enseñado mucho de este mundillo. Y sobre Joaquín, más de lo mismo, entrega ahora lo que recibió en el pasado. Era un niño cuando lo llevábamos de espeleo y, ahora, al ser el más fuerte del grupo, siempre está vigilante y cuida de los pequeños en las actividades.

Entre los recuerdos, las varias veces que Juan me ha salvado el cuello, como en Taro da Cruz, con la laja asesina, o en ciertas tareas de desobstrucciones cuando se me venía encima una pared de bloques, entre otras muchas. También recuerdo esos años en los que Prego era presidente de la Federación Galega de Espeleoloxía, los campamentos multitudinarios y de fiestas hasta el amanecer, de actividades en cueva con deportistas de todos los clubes de Galicia, lo mucho que hizo por el colectivo de deportistas, con ayudas anuales a la compra de material, jornadas y cursos de formación totalmente gratuitos e impartidos por lo mejor de la espeleo a nivel nacional, las licencias deportivas más baratas de España, o la defensa del medio subterráneo, con todo tipo de actuaciones, destacando las de “Rei Cintolo”, un grupo de espeleosocorro con un ambiente único y un gran nivel técnico o la creación de un nuevo refugio de espeleo, el de Cobas, entre otras muchas actuaciones. Años únicos, años maravillosos, años inolvidables. Esta riqueza hizo, por ejemplo, que el EC/DC llegase a tener cerca de 150 federados de todas partes de la península. Ahora, con unos cuantos años más encima, seguimos en la brecha, seguimos nuestro camino.

Mi abuelo Marcos me decía siempre "de bien nacido es ser agradecido". Gracias Prego por los últimos 25 años. Y nada mejor que esta memoria de un barranco que hemos hecho en varias ocasiones juntos, el Fecha, y ahora con niños, para dejar constancia de todo ello.

Volviendo al tema de la Corga da Fecha como descenso para realizar con niños, antes de nada, quiero indicar de que NO ES DESCENSO PARA NIÑOS. Es un descenso que nunca debe utilizarse para la iniciación a este deporte. Largo, vertical y técnico, requiere un mínimo grado de experiencia. En el caso de llevar a niños es fundamental que hayan hecho un buen número de barrancos antes, variados y de diverso nivel técnico. Además, en nuestro caso, somos cuatro los adultos que acompañamos a dos pequeños, un ratio perfecto para tener todo controlado. En otro caso, nada de meter pequeños en este descenso. También seleccionamos unas fechas en las que el caudal es muy bajo, finales de agosto, principios de septiembre. Con mucho caudal abstenerse de entrar en este barranco, y mucho menos con niños.

Sobre el barranco, estamos en un afluente del Río Caldo, con un gran número de dificultades verticales que requieren un buen manejo y progresión en cuerda. Descenso en granito, poco excavado que, por la naturaleza de la roca, resbala considerablemente. Sin duda alguna, es el descenso de los descensos de Galicia. Lo mejor que se puede hacer en nuestra autonomía. Impracticable en época de lluvias. Nunca se seca, ni en los meses de mayor estiaje. Esperemos esto siga así en el futuro.

En cuanto a la logística previa a la actividad, señalar que es necesario solicitar autorización a Conservación de Medio Ambiente de Ourense. En nuestro caso, desde la entrada en registro de la solicitud y la recogida en correo certificado pasaron, nada más y nada menos, que 24 días. Afortunadamente un funcionario, ante nuestra petición telefónica un par de días antes de la actividad, nos adelanto la autorización por email (muchas gracias). Claramente estos plazos son inviables en nuestro deporte. Recuerdo que hace una década este trámite nos llevaba no más de 3 días. Solicitábamos autorización de forma electrónica al parque do Xurés y, en no más de 3 días, teníamos la autorización de forma electrónica. Esperemos que nuestra administración recapacite al respecto y cambien los procedimientos lo antes posible para facilitar nuestra práctica deportiva, así como cualquier otra gestión involucrada. Más información sobre autorizaciones disponibles aquí.

Antes de entrar en detalles incluimos un audiovisual del Fecha de uno de nuestros descensos, concretamente de hace 10 años, en 2007.

Respecto a la aproximación, desde Lobios cogemos la OR-312, dirección a Torneiros y la antigua frontera de Portela do Homem. A los 8 o 9 kms. llegaremos a un puente sobre el Río Caldo. Es una zona de baño, con praderas en los márgenes del río, zona ideal para los niños en el post-descenso. También se localiza el balneario de Lobios, y unas piscinas públicas de aguas termales. En esta zona dejaremos nuestro coche, haciendo el descenso a un único vehículo. Pasaremos por el camino al lado del balneario y seguiremos por el mismo siempre por el margen derecho del Río Caldo. Continuamos por el camino que discurre próximo al río. En la siguiente fotografía foto de grupo en el tramo inicial del camino, 200 metros después de dejar la zona de baño. Cogeremos camino a la derecha, siempre llaneando a cierta distancia del río Caldo.


Unos metros adelante observamos a la derecha unos restos arqueológicos (siguiente fotografía). "Se trata de los restos de una villa que ha sido datada entre los siglos I y IV, formada por varias dependencias, entre las que destaca una vivienda. Dentro del conjunto se observa un espacio termal con sistema de calefacción, al que pertenecen las filas de arcos, un comedor, un horno y varias estancias. En este yacimiento se encontraron varias piezas de oro, bronce y mármol, así como monedas romanas, confirmando el gran nivel de vida que disfrutaban los propietarios de la casa, la cual podría ser la mansión Aquis Originis".


Volvemos al camino para seguir, entre árboles. También atravesaremos un pequeño arroyo. Luego, por una pasarela de hormigón, cruzamos el propio arroyo de nuestro descenso. En esta zona, unos 50 metros adelante, nos desviamos a la izquierda para coger sendero en fuerte ascenso por el margen izquierdo del Fecha. La siguiente fotografía en el inicio del ascenso.



Al ganar algo de altura se observa un buen número de dificultades del descenso, desde la misma lanzadera, incluido el colector y las verticales inferiores (siguiente fotografía). Es una sucesión de verticales sin tiempos muertos.


Durante todo el ascenso las vistas del valle son muy bonitas. Predomina el monte bajo y el bosque de pinos que, por desgracia, arden cada poco. Han sido muchas las veces que se han replantado estos árboles. Lamentablemente, hay mucho pirómano cabrón en esta tierra.

Una de las principales amenazas de esta zona es, sin duda alguna, los incendios que cada año se "cargan" el bosque, "quien quema su casa, se queda sin hogar". También, en la zona, se ha producido un gran crecimiento de turismo en la última década. Recuerdo los años en los que veníamos a hacer este descenso y no existía turismo alguno. Conservar adecuadamente el entorno redundará en un mayor crecimiento del turismo.

Recordad que en verano Ourense es una zona de mucho calor. Tomad las medidas oportunas, especialmente con los pequeños, para evitar los peligros de los golpes de calor.


Sin pausa vamos cogiendo altura.


Si, por la parte superior de esa loma entraremos al descenso.


En la parte alta los árboles casi desaparecen. Predomina el monte bajo, de escoba y tojo.


Al llegar a lo alto, hay hitos que marcan el camino, descendemos hacia el cauce, por sendero poco marcado. Una zona amplia nos proporciona un buen lugar para equiparnos (siguiente fotografía).


El descenso está formado por 13 rápeles, 6 de ellos evitables como resaltes, saltos o toboganes. El rápel más largo es de 35 metros. Antes de nada incluimos el croquis del descenso, para referenciar cada dificultad por su nombre. Recordad que este descenso en época de lluvias se vuelve impracticable.


Sobre el croquis del descenso, los pequeños inician la actividad bajo la vigilancia de Joaquín. Se les indica que con calma y siempre asegurados. El más pequeño automáticamente mete el mosquetón de sus bagas de anclaje a un largo pasamanos que únicamente es necesario con gran caudal. Nos vacila un poco.





Accedemos a la primera dificultad por el margen izquierdo, el "salto mójate", de 2 metros, evitable. Un pequeño pasillo nos deja de inmediato en la siguiente dificultad. Si, ellos están acostumbrados a los descensos en caliza, nada que ver con este a nivel de adherencia. El granito resbala mucho. Además su calzado no es específico de barrancos.

Esta dificultad se pude rapelar, saltar desde ambos márgenes (recomendable el izquierdo) o evitar también por le izquierdo. Según el nivel de agua y el peso del barranquista se puede llegar a tocar ligeramente en el fondo. Se recomienda el salto.



En la segunda dificultad se tiene que atravesar la línea de agua, al margen derecho. Cuidado con los resbalones. Estamos en la C12, en rampa, "cascada Xurés" (siguientes fotografías). En alguna ocasión en el pasado analizamos la posibilidad de hacerla como tobogán. La recepción no es buena, por lo que lo descartamos totalmente.



Tras la C12, en su poza de recepción se pude hacer un salto accediendo a una repisa en el margen izquierdo (3 a 4m.). Se toda ligeramente en el fondo. No recomendable para los niños.

Y también de inmediato llegamos a la C35, "Benefíciatela Jhony". NOTA.: Los nombres de las dificultades han sido puestos por los aperturistas del descenso.

En la cabecera de esta dificultad se ha equipado un pasamanos, fundamental para evitar accidentes en la aproximación a cabecera. Nada de hacer el "burro" y progresad siempre en esta zona anclados. Los pequeños perfectamente escoltados, tanto en cabecera como en retaguardia, se aproximan a la dificultad que, obligatoriamente, se tiene que rapelar.


En la siguiente fotografía uno de los pequeños en el último tramo de la C35, con Joaquín atento en la base. En  este último tramo de la dificultad, sin seguir el curso del agua a izquierda, se puede hacer un salto delicado, tras una pequeña trepada. Seleccionad muy bien el punto de recepción. Se recomiendo rapelar la dificultad completa y de forma obligada en el caso de los pequeños. También hemos hecho este último tramo forzando un tobogán que nos lanza en aire a la poza de recepción. Ojo, no es por la línea de descenso que se observa en la siguiente fotografía. En el caso de no conocer la dificultad, descender en cuerda su totalidad. No dejan de ser otras formas de progresar excesivamente rebuscadas. Han sido muchas las ocasiones que hemos hecho este descenso y, en algunas, hemos estado haciendo todo tipo de experimentos para incluir alternativas. Sin conocer, claramente a lo fácil.


Luego una larga y verde poza para salir de esta tercera dificultad.


Es el turno del resto del grupo (siguientes fotografías).




Tras salir nadando de la poza de recepción, se progresa por diversos rápidos y destrepes hasta llegar a una C22 (siguientes fotografías), es la Cascada Langran. Recomendable la primera cabecera que nos encontramos, a cierta altura y algo retrasada. Desde esta cabecera son unos cuantos metros más de esos 22 lo que supone la dificultad. Desde esta se progresa por línea de agua.

Existe otra cabecera por el margen derecho, que nos obliga a atravesar el cauce por una zona muy resbaladiza. Recomendamos la primera que nos encontramos, en el margen izquierdo, alta, y que nos llevará por la línea principal de la dificultad en agua.


En las siguientes fotografías Joaquín acompañando a uno de los pequeños.



Es granito, con un calzado que no es de barrancos, se asemeja más al patinaje sobre hielo. No pasa nada por llevar el culo a la pared.


Progresamos por un tramo de resaltes, rápidos y pozas. En esta zona Joaqui les enseña a caminar sobre el agua (siguiente fotografía). Y no se les da nada mal. (-:


Luego el cauce hace un giro de 45 º a la izquierda. Desde este punto observamos un buen tramo del descenso, la zona conocida como la playa de roca (siguiente fotografía). Una pequeña dificultad, C12, "Cascada Farlopa" nos obliga a meternos en cuerda. Podría ser evitable por el margen izquierdo, aunque es muy delicado. Se recomienda totalmente descender en cuerda, tanto en el caso de los pequeños como del resto.



La base de esta dificultad es un punto ideal para reponer fuerzas. Aunque creo sobra decirlo, máximo respeto con el entorno y llevaros cualquier basura que generéis.


En la base unos toboganes nos permiten destrozar un poco las culeras de los neoprenos. Tened cuidado con la entrada en agua, no es limpia. Recomendamos evitarlo por no tratarse de un tobogán de interés y tener una mala recepción. En nuestro caso, bajo la atenta mirada y vigilancia de Joaquín, los pequeños disfrutan un buen rato.



Luego avanzamos por la playa de roca. Diversas pozas y panzas de granito, normalmente al sol, constituyen claramente la zona más recomendable para reponer fuerzas. La basura no nace en los cañones, dejadlo tal y como estaba (sin basura). Además, tras esta zona se entra en el tramo más técnico del Fecha que discurre, en su totalidad, sin tiempos muertos.



Llegamos a la C22, la Cascada Punto de Soldadura o La Lanzadera. En los años 90, tras una incursión de barrancos en el pirineo francés y descender uno de los clásico, el Llech, decidimos buscar en el fecha algo que se pareciese a su famosa lanzadera. La dificultad seleccionada fue esta C22. Después de varias pruebas lanzando sacas y viendo que caían en la poza de recepción, llegó el momento de esa primera prueba. Desde la marmita colgada se hace como tobogán para salir despedido en aire a la poza de recepción. Resulto bien la prueba y, desde aquella, solemos progresar de esta forma. Sin duda alguna, una maravilla. Cuando lleva poco caudal, en verano, es preferible no "toboganear" desde la marmita colgada, teniendo que descolgarnos un tramo por cuerda, no metidos en ella, antes de salir en tobogán. En verano cubre poco. Desde ese día se puso un segundo nombre a esta dificultad, C22, La Lanzadera.

Por desgracia, en 2009 unas fuertes crecidas nos dejaron un bloque en la zona de recepción de esta dificultad, por lo que emitimos información al respecto.
La dificultad C22, Cascada Punto de Soldadura o La Lanzadera del Fecha ha sufrido una modificación en 2009. Hasta la fecha algunos deportistas disfrutábamos de esta dificultad rapelando los primeros metros para, desde una mini-marmita colgada salir de cuerda y hacer un tobogán que nos hacia salir despedidos hacia la poza. Las últimas crecidas han dejado un bloque en el punto exacto de recepción de la poza. Este se encuentra a una profundidad de 1,65m. Por lo tanto, de hacerse esta dificultad como tobogán existirá un cierta y considerable probabilidad de sufrir un accidente.

NO HACER EL TOBOGÁN Punto de Soldadura o La Lanzadera. 

En la siguiente fotografía unos metros antes de La Lanzadera. Obviamente los niños descenderán en cuerda esta dificultad en su totalidad.


Y en las siguientes progresando en cuerda en la C22.




La poza de recepción de la Lanzadera también tiene algún pequeño salto no obligatorio (siguiente fotografía).

Tras salir de la poza de recepción, nos encontramos el Salto de la Camiseta, de 6 m. Se puede rapelar o saltar. Se recomienda totalmente la opción del salto. Bueno, en el caso de los pequeños preferible en cuerda, a no ser que tengan práctica en los saltos. Se puede remontar esta dificultad tanto por la izquierda como por la derecha para repetirlo, total o parcialmente. Delicada la salida desde algunos puntos (resbala).

En las siguiente fotografías uno de los pequeños saltando.



Reunión en la base del salto antes de entrar en el tramo más delicado y técnico del descenso.


Pero antes se repiten algunos saltos. Ahora es Juan el que no les quita ojo.


Inmediatamente entramos en una zona ramposa que equipamos en el margen derecho, para asegurar la progresión. Esta dificultad nos deposita en la cabecera de la Cascada Frebas Grelhadas, una C18, equipada en el margen derecho. Necesariamente se tiene que rapelar. En la siguiente fotografía Juan progresando en la cabecera de esta dificultad. En la base Joaquín se adelante para equipar. Queremos que en esta zona los pequeños no tengan tiempos muertos en su progresión, al estar en sombra y en agua.


Con todo preparado metemos a los pequeños en este tramo. En las siguientes fotografías en la C18.



En este punto se entra posiblemente en la zona más delicada del descenso, sin posibilidades aparentes de escape. Iniciamos este tramo con un P20, la Cascada Gun's and Roses (en la siguiente fotografía en su cabecera). Necesariamente se tiene que rapelar. Procurad agilizar el paso entre esta dificultad y la siguiente. Se recomienda, si se dispone de cuerdas, instalar en paralelo la siguiente dificultad para evitar que se acumule gente en la cabecera del colector (según grupo). Especialmente con niños tratad que no permanezcan en el colector y menos metidos en agua.


En las siguientes fotografías ambos pequeños progresando en esta dificultad.





Una pequeña poza y nos asomamos a una zona con un pasamanos (siguiente fotografía) que nos lleva a la cabecera de una C30, la Cascada Colector. Revisad el estado del pasamanos y re-equipar si necesario. Tened cuidado en la cabecera del pasamanos de posibles caídas. Tenemos referencias de varios incidentes en este punto. Necesariamente se tiene que rapelar.
En la C30 se recomienda prestar cuidad al lanzar las cuerdas o utilizar técnicas de espeleo rapelando con las cuerdas metidas en saca. En la grieta de esta dificultad se suelen enganchar las cuerdas en piedras o troncos ocultos. Es habitual encontrarnos tramos de cuerdas empotradas y que han sido cortadas y abandonadas en esta dificultad. Posiblemente más de un grupo se ha metido un susto en esta dificultad. Este párrafo era el que figuraba en nuestras memorias y reseñas desde hace 20 años hasta la actualidad. Lo que se venía indicando produjo un accidente mortal en 2016 en este punto (accidente colector Corga da Fecha). Lamentable, triste y esperemos que no se repita.

En la siguiente fotografía Prego ayudando en el pasamanos a uno de los pequeños.


Y en las siguientes progresando en la C30.



Ellos aguardan al sol en la base.



Tras la poza de recepción accedemos a la cabecera de la Cascada Enmenda Turística (siguientes fotografías), una C20. Se recomienda la aproximación a esta cabecera por la zona que vemos en la siguiente fotografía, próximos al agua. Hacerlo por la parte superior de la panza de la roca podría ser fatal en caso de resbalar. Lo digo por expriencia. En cierta ocasión mi buen amigo Antonio Brandao, del EC/DC Portugal, me agarró en este punto evitando ... Necesariamente esta dificultad se tiene que rapelar. En esta zona el barranco se abre.


En cabecera Juan ayuda a los pequeños a meterse en cuerda. El último tramo les ha pasado algo de factura y es necesario transmitirles confianza. Lentamente descienden la "Enmenda Turística" (siguientes fotografías).




Una nueva dificultad, una C23 (Cascada Parderrubias) que necesariamente se tiene que rapelar (siguientes fotografías), nos deposita en el inicio de un tramo de destrepes con algunos saltos.



Unas últimas indicaciones para una correcta progresión. Es un barranco duro para los más pequeños y ahora, estando cerca del final, empieza a llegarles.



Disfrutamos de algunos toboganes, rápidos y saltos variados, de pequeñas dimensiones.


Entre los saltos los hay pequeñitos, como el de la siguiente fotografía.


Un hito nos indica el único camino posible.


U otro de aproximadamente 5 metros con entrada en una poza estrecha y longitudinal (siguiente fotografía). Centrar muy bien el punto de recepción. Existen varias panzas en la poza que deberemos evitar. En el caso de niños mejor que no hagan este salto, que es evitable por el margen izquierdo.


Tras un largo tramo llegamos a la última dificultad del descenso, la Cascada Plumas de los Huevos del Espíritu Santo, también conocido en algunos sectores como La Cascada del Rey León (no contaré la historia de este último nombre). Se trata de una C25 bastante troceada. Este rápel se puede evitar por la izquierda, accediendo directamente por una senda al camino de retorno al coche. Se recomienda hacer este rápel (siguientes fotografías)




Tras pasar la badina de su base se accede a otra poza, con un pequeño salto y una zona ideal para el baño (suele estar muy concurrida en verano), y que tiene un bonito salto. En el caso de acompañantes que no realicen el descenso este punto es un buen lugar para pasar el día. Otra posibilidad para acompañantes que no realicen el descenso es la poza de la cabecera de la C25 (en el caso de niños preferiblemente la opción anterior). También se puede remontar el barranco hasta la base de la C23 (cuidado con los resbalones). Lo dicho, dejad el río más limpio de lo que lo encontréis. En la última poza, en lugar de seguir descendiendo por el cauce, tomad una senda por el margen izquierdo que nos lleva al camino de retorno. En la siguiente fotografía tres generaciones de espeleólogos tras la actividad.


Situados en el sendero de la última poza del descenso, desandar el tramo de camino de la aproximación. Tomad el primer camino a la derecha. Dejaremos posteriormente un desvío a la izquierda, cruzaremos por un puente de hormigón el Fecha. A los 900 metros se cruza por un puente de hormigón el Río Cabrera. Continuad por este para, tras aproximadamente otros 900 metros, llegar a la zona de baño de Torneiros y, por lo tanto, al coche, en la zona del balneario.
Muy aconsejable cruzar la antigua frontera de Portela de Home por la OR-312. Tras cruzar la antigua frontera se circulará por la N-308. Destacar los ejemplares del bosque en el Parque Nacional da Peneda-Gerés. Normalmente unos controles no permiten aparcar coches en los primeros kilómetros del parque. Es de todos deseable una buena política de protección medioambiental, sin entrar en los radicalismos de la prohibición absoluta. El disfrute del entorno natural no está reñido con el respeto y protección del medio ambiente. La mejor herencia que se le puede dejar a nuestros pequeños es el deporte en el entorno natural, como una forma de recuperar, aunque sólo sea en fines de semana, la integración que nuestros abuelos tenían con el campo y la tierra (algo a lo que le hemos dado la espalda hace mucho tiempo en nuestras ciudades, y que poco a poco nos está pasando una factura muy alta). A este respecto, en los últimos años hemos asistido a una reducción progresiva, del bosque. Cada año se quema una nueva sección de esta zona y, a este paso, como no se tomen medidas drásticas, terminará por desaparecer. Quien quema su casa, se queda sin hogar. 

Siguiendo con posibles visitas, también recomendamos la ciudad portuguesa de Vila do Gerès y su oficina de información y turismo para definir otras alternativas en el parque de Gerés. Desde Gerés cruzar por una pequeña carretera comarcal a Campo do Gerès, no utilizar la N-304. En este recorrido un mirador nos proporciona una buena panorámica del Río Cávado y de su entorno. Visitar Campo do Gerés (pequeño pueblecito portugués de casas de piedra) y el embalse de Vilarihno das Furnas. En la pista que circula paralela al embalse se podrá disfrutar de una gran variedad de restos romanos. También se puede acceder al Río Homen, donde un puente de madera sobre una poza cristalina permite un baño totalmente refrescante (buscar bien el sendero que desciende al cauce). No dudar en cerrar el circuito continuando por las pista paralela al embalse hasta salir de nuevo a la N-308. Desde este punto retornar a Portela de Home y finalmente, por la OR-312, a Lobios.

En la zona hay un buen número de descensos, como el Arado, Fafia, Conho, Carcerelha, etc., pero de momento los pequeños no han pasado por ellos.





INFORMACIÓN DE INTERÉS (BARRANCO DEL FECHA)


Roca.
Granito
Longitud. 
1000 m.
Desnivel.
-300 m.
Periodo.
marzo a octubre (siempre con agua). Evaluar caudal. En época de lluvias impracticable. Con niños, de tener suficiente experiencia, en agosto y principios de septiembre
Equipamiento.
Bueno (parabolts con anilla)
Material.
2x40m., cuerda de "backup", equipo de descenso, un equipo de ascenso mínimo, cordinos, cinta de anclaje, casco y neopreno indispensable
Horarios.
Acceso: 1 h. 30 m. / Descenso: de 4 a 5 horas según caudal y grupo / Retorno: 25´
Historia.
Explorado y croquizado en 1992 por G.E.M. y A.L. “Val da Neboa”.
Mapas.
- Instituto Geográfico Nacional. Lobios. 301-III (11-26). 1:25.000
- Instituto Geográfico Nacional. Portela de Home. 336-I. 1:25.000
- IGME. Lobios. E. Mapa Geológico de España. 301. 6-13. 1:50.000
Dificultad.
Grado 3 (grado 4 con caudal elevado).
ATENCIÓN. Todos los cañones sufren modificaciones constantes, tanto por causas naturales (crecidas, desprendimientos, etc.), como por artificiales (modificación de instalaciones). Verificar siempre la situación, el caudal y las distintas dificultades de los cañones.

No hay comentarios: