domingo, 10 de noviembre de 2019

Descenso de Barrancos en Navarra (memorias de actividad y reportajes fotográficos)

Cañón de Artazul o Arteta (aproximación, descenso, fotografía, retorno, ficha técnica) (2004)

SELECCIÓN DE FOTOGRAFÍAS
Cañón de Artazul
Barranco Arandari

Cañón de Artazul o Arteta (Udarbe, Aizpun, Navarra)

Magnífico y espectacular descenso de la Sierra de Goñi. Se puede afirmar que estamos en uno de los mejores descensos de Navarra. Cañón variado y deportivo de gran interés estético. Practicable todo el año, aunque se tiene que evaluar la posibilidad de crecidas en época de grandes lluvias. El descenso nos proporcionará unas 3 horas de actividad, según caudal y grupo, sin tiempos muertos entre dificultades. Evaluad los puntos de salto. La mayor dificultad es de 40 metros, parcialmente en volado. Destaca su primer y último rápel. No recomendamos este descenso para la iniciación a esta modalidad deportiva. Descenso a dos coches. Ideal en primavera. Posibilidad de descenso durante todo el año. En cuanto a logística, recomendamos como campamento base el Albergue-Posada Gure Sustraiak, en la localidad de Ollo, próximo al descenso.

Antes de nada, incluimos un completo reportaje fotográfico del Artazul.

En cuanto a la aproximación, en la A15, de Pamplona/Iruña a San Sebastián /Donostia, coged la N240A a Irurtzun. Desde esta localidad la NA7010 hacia Anoz y la NA7020 a Ulzurrun. De la iglesia de esta localidad parte una pista hacia el Nacedero de Arteta (siguiente fotografía), que cogeremos hasta el aparcamiento en el que dejaremos el segundo coche de retorno (salida del descenso). No evaluar el caudal en el aparcamiento del segundo coche, ya que es muy superior al que nos encontraremos en el descenso. Unos metros por encima de dicho aparcamiento está el Nacedero de Arteta, que incorpora un gran caudal al cauce. Es preferible evaluarlo en el punto de inicio del descenso. Descenso y fotografías de actividad realizada en 2004.



Se aconseja dejar el coche fuera de la verja existente unos 200 metros antes del nacedero, ya que existe un horario de cierre, tanto a medio día como al final de la tarde. Con otro coche iremos a Ulzurrun y atravesaremos el Valle de Goñi, circulando paralelo al descenso, hasta la localidad de Arteta. Dejad el coche en el km. 13. Se aprecia una granja muy próxima. Desde este punto estamos en el cauce en poco más de 4 minutos (siguiente fotografía). Aunque en el libro de L. Mariano y M. Marcos se plantea la posibilidad de evitar la primera zona, por tener algo de vegetación, desaconsejamos totalmente esta opción. El primer P30 vale la pena, pese al corto sendero de vegetación que tenemos que recorrer para enlazar con la segunda parte del descenso.



Antes de entrar en la descripción del descenso, señalar que estamos en un magnífico descenso, deportivo y altamente entretenido. Destacar el trabajo del agua en la roca, con todo tipo de diversidad de dificultades (rápeles entre los 5 y 40 metros, algunos de ellos aéreos, saltos de distinta configuración, zonas estrechas escavadas, etc.). Sin duda alguna, un cañón para recordar y recrearse. Inolvidable su primera y última dificultad, un P30 y P40 parcialmente aéreos. Evaluad bien los puntos de salto. Se aprecian pequeñas panzas en varios laterales de las pozas por debajo del nivel del agua. En general, las instalaciones son buenas. Posibilidad de descenso todo el año. Ideal en primavera. Evaluad siempre el caudal. En verano puede llegar a secarse. A los pocos metros de entrar en el cauce, nos encontramos un primer rápel, se trata de un magnífico P30. Es el punto idóneo para cambiarnos y preparar el material (siguiente fotografía).



La instalación de esta dificultad (P30), con un pasamanos de aproximación inicial, se encuentra en el margen izquierdo. Avanzad con precaución hasta el inicio del pasamanos, evitando posibles resbalones. Una pequeña rampa inicial de unos 10 metros nos deja en un volado de 20 metros. El caudal de agua hace de este rápel un excelente inicio de descenso (siguientes fotografías).





Tras la recuperación de las cuerdas, progresamos por el cauce unos metros, un sendero por la izquierda, con algunas zonas de vegetación, nos permite avanzar rápidamente. Unos 200 metros y entramos en una zona (siguiente fotografía) de continuas dificultades y de gran valor estético y deportivo. Lentamente el cañón va cogiendo forma.


Unos rápeles de pequeñas dimensiones, próximos a los 10 metros, en una zona estrecha, nos dan paso a una sucesión de pequeños saltos. Ambos rápeles están equipados en el margen izquierdo. El primero de ellos presenta una caída de agua bastante abierta (siguiente fotografía).


Por su parte, el segundo concentra el agua en una pequeña sección (siguiente fotografía). Instalaciones formadas por parabolts con anilla en bastante buen estado. Estas dificultades no presentan mayor problema que el caudal que pueda tener el Artazul.



Una zona muy estrecha nos permite disfrutar de unas marmitas perfectas. El entorno es “inigualable” (siguiente fotografía).


Nos encontramos con una sucesión de pequeños saltos, que requieren de una evaluación del punto de recepción (siguientes fotografías).




Entramos en una nueva zona de pequeños rápeles, próximos a los 10 metros, que nos da acceso a una nueva zona estrecha (siguientes fotografías).



Tras la zona estrecha (primera fotografía), llegamos a un rápel de 13 metros, equipado en el margen izquierdo (segunda fotografía). En su base una gran gorga, en una zona muy encañonada, y de agua muy fría. Es febrero, no hace un buen día (climatológicamente hablando) y parece lógico que el agua no esté excesivamente caliente.



El cañón se estrecha por momentos, las paredes cogen toda una gama de tonos verdosos. El musgo hace de las suyas en las tonalidades del Artazul (siguiente fotografía).


Nuevos saltos nos salen al paso para nuestro deleite. El descenso va mejorando progresivamente, tanto estética como deportivamente. A los tonos verdosos se une también los fantásticos rojizos de la caliza. Esto si que es un espectáculo de luz y color. Tras el pasillo un pequeño nuevo salto con una panza en su base (siguiente fotografía). Como es lógico, no podemos resistirnos y, en base al color de la poza, seleccionamos el punto de salto que consideramos más profundo. Como siempre, cuando más oscuro más probable. Siempre y cuando no estemos en un descenso de roca volcánica de color negro o de una roca de tonalidades similares. Aunque, sobra decirle, mejor que alguien compruebe profundidad antes de todo salto.


Estamos en el último tramo del descenso. No menos interesante que el tramo recorrido. Un nuevo y caudaloso rápel, próximo a los 10 metros, que progresa totalmente en agua, nos hace despertar, el agua está un poco fría (siguientes fotografías).



El descenso se abre ligeramente y la fisonomía cambia. Paredes ampliamente laminadas nos ofrecen un espectáculo único (siguiente fotografía).


Estamos próximos al último y espectacular rápel. Pero antes podemos disfrutar de un minúsculo tobogán (siguiente fotografía).


Una zona de pequeñas dificultades nos deposita en la cabecera del último rápel, con magníficas vistas del circo (siguientes fotografías).



El agua se precipita sobre una rampa inicial, de aproximadamente 10 metros, para salir lanzada en un aéreo próximo a los 30 metros (siguiente fotografía). Una dificultad magnífica, tanto desde el punto de vista estético como deportivo.


La fisonomía de la pared del margen derecho, desde la cabecera de esta dificultad, nos muestra otro gran espectáculo.


Sobre esta dificultad (P40), la siguiente secuencia de fotografías hablan por si mismas.







Esto toca a su fin. Tras un buen aterrizaje, una mirada atrás nos permite observar esta última dificultad. El tiempo estimado del descenso, según caudal y grupo, es de 3 horas.



Una rápida progresión, unas veces por el cauce y, la mayor parte del tiempo, por un sendero en el margen derecho, nos deposita en el Nacedero de Arteta y en el coche. El retorno es prácticamente inmediato. Desde el Nacedero de Arteta al coche nos separan algo menos de 5 minutos.

INFORMACIÓN DE INTERÉS (FICHA TÉCNICA)

Fisonomía.: Cañón bien formado en caliza
Periodo.: Todo el año. Ideal en primavera. Se puede llegar a secar en verano. Evaluad caudal en cabecera.
Equipamiento.: Bueno (parabolts y anillas)
Material.: 2x40m. Cuerda de “backup”, equipo de descenso, un equipo de ascenso, cordinos, maillones, casco y neopreno completo.
Horarios.: Acceso: 4m / Descenso: 3h (según caudal y grupo) / Retorno: 5m. (totalmente aconsejable 2 coches. Existe la posibilidad de hacerlo con uno)  
Bibliografía.: 1.      Mateos Marcos, Luis Mariano.: “Cañones. Pirineo Occidental”. Ed. Elkar. ISBN.: 84-7917-167-7. 1998.
2.Michelin. Mapa de Carreteras y Turístico. “España. Cantabria, País Vasco/Euskadi, Navarra – La Rioja, Castilla – Madrid”. Escala 1:400.000. nº 442.
Dificultad.: Grado 3


ATENCIÓN. Todos los cañones sufren modificaciones constantes, tanto por causas naturales (crecidas, desprendimientos, etc.), como por artificiales (modificación de instalaciones). Verificar siempre la situación, el caudal y las distintas dificultades de los cañones.

martes, 5 de noviembre de 2019

Uno de los nuestros

No podemos, ni debemos, olvidar, a todos aquellos amigos y compañeros de actividad, que han formado parte de nuestras vidas. Ellos son, "uno de los nuestros", un espeleólogo.




Jorgue Nogueira, fundador-presidente honor EC/DC (2013)

Carlos Cainzos, compañero y gran amigo con el que hemos compartido varias décadas de buenos momentos y actividades, son muchos los recuerdos que atesoramos (2019)
- Álbum fotográfico Carlos en facebook
Álbum fotográfico Carlos en google