martes, 19 de junio de 2018

Tres autopistas de la generación de la AP-9 quedarán en breve libres de peaje

Sus concesiones vencen tras un máximo de 51 años, mientras las dos estatales en Galicia serán de pago 75 años

Noticia disponible aquí.

Una auténtica vergüenza esto y otras muchas cosas que acontecen en esta maravillosa tierra llamada Galicia

jueves, 14 de junio de 2018

Barranco Sobreira do Mendo (Vilameá-Torneiros. PN Xurés. Ourense)

Afluente del Arroyo de la Cabreira (este último se exploró en 2001 y no presenta ninguna dificultad de interés para la práctica del descenso de cañones) por su margen izquierdo, poco antes de su llegada al Río Caldo. El Sobreira do Mendo, que es el que nos trae a esta entrada, es un descenso de reducido interés, que desaconsejamos totalmente. Una aproximación larga y dura, próxima a las 4 horas, para un descenso corto y con tres dificultades para nuestra práctica deportiva, destacando su P48.

De hacer este descenso, buscad la época después de lluvias, cuando se divisa la cola de caballo desde la localidad de Torneiros, evaluando siempre el caudal. Posiblemente de esta forma se puede disfrutar del descenso aunque, recuerda, que lo desaconsejamos. Siempre puede ser una opción cuando los otros descensos de la zona (Fecha, Arado, Fafia, Carcerelha, etc.) están impracticables. Bajo ningún concepto utilizad este descenso como iniciación, no es adecuado para “enganchar” a la gente a nuestro deporte. El P48 está equipado con una cadena con chapas y anilla en 3plex, localizado en el margen derecho. El P39 se equipó con una cinta a natural, revisad el estado antes de utilizarlo. Todo descenso merece documentarse, y más si se trata de uno muy próximo al Fecha. El descenso se hizo a dos coches, en otro caso la aproximación se haría todavía más larga, dura y penosa.

Desde Orense se coge la carretera que va a Celanova (N-540), que en la actualidad es una autovía, continuando hasta Bande y al Embalse de las Conchas. Entre el Km. 64 y 65 de la N-540 coged un desvío a la izquierda hacia Lobios (OR-312) tras dejar una gasolinera a la derecha y cruzar el puente sobre el embalse. Cruzad Lobios y continuad por la OR-312. Después del Km. 7, a la entrada de la de Vilameá, coged desvío a la izquierda, señalizado como ruta de los molinos. Ascenderemos por la carretera hasta la “Ermita de Nosa Señora do Xurés”, lugar en el que dejaremos el coche de cabecera. En la siguiente fotografía las vistas durante la subida a la ermita. 


Previamente se habrá dejado un segundo coche, el de retorno, en la zona del Balneario de Torneiros, localizado 2 kilómetros después del desvío de ascenso a la ermita. La siguiente fotografía la zona de aparcamiento de retorno en el Balneario.



Por delante nos queda una buena tirada de aproximación cargando con nuestras sacas aunque, en contrapartida, esta ruta tiene un considerable encanto, discurriendo en buena parte en paralelo al Río Vilameá, descenso virgen que abriremos unos años después. Desde la ermita continuad por el sendero principal. A los pocos metros una barrera impide el paso de vehículos. Un buen mecanismo de protección del entorno, que facilita el disfruta de las rutas por la zona sin el ruido, el peligro y la contaminación de los vehículos. De la misma parte un camino ancho (siguiente fotografía) que seguimos sin pérdida posible.


Pronto divisamos a nuestra izquierda el río Vilameá. Seguid siempre por el camino más aparente para, al llegar al río, cruzarlo por un puente de madera (siguiente fotografía).


Estamos sin duda alguna por una de las magníficas rutas que se pueden hacer en el Xurés. Por el margen derecho del Vilameá, seguiremos ascendiendo en todo momento. En diversos puntos observamos magníficas cascadas, de pequeñas dimensiones, y variadas pozas (siguiente fotografías).



Según vamos cogiendo cota.



Empezamos a descubrir en el Vilameá saltos de agua de gran belleza y mayor envergadura (siguientes fotografías).




Siempre en continuo ascenso, el valle se aprecia grandioso al fondo.


Claramente hemos tomado buena nota de las dificultades visibles del Vilameá. En el futuro vendremos a hacer su apertura, aunque esto es otra historia, ahora es momento del Sobreira do Mendo.


Poco antes de llegar a la pista principal nos encontramos con una grata sorpresa, una magnífica cabaña de pastores, separada unos pocos metros a la derecha del sendero. Sin duda alguna, estamos en una magnífica casa de campo con unas vistas únicas (siguiente fotografía).


Tenemos un ancho camino principal ante nuestros ojos. Por cierto, es transitable en coche. Llevamos una buena pateada aunque para nosotros es fundamental cumplir con las prohibiciones del parque. Circular por esta pista está prohibido, afortunadamente.



Al llegar al mismo, cogerlo hacia la derecha, atravesando a los pocos metros el Río Vilameá.



Las vistas del valle a nuestros pies son espectaculares.


Ahora el río Vilameá corre valle abajo a lo lejos.


Ahora tenemos un cierto trecho por camino ancho y de reducida pendiente ascendente. El granito nos muestra sus formas.


En las siguientes imágenes el valle del Vilameá. En la segunda fotografía, en rojo, la ruta de ascenso por el valle.



Este tramo se hace cómodo. Hemos ganado bastante altura.


Cuando el camino deja de ascender y divisamos el valle vecino al Vilameá, apreciamos la cuenca del descenso, entre vegetación. Continuamos unos metros por el camino, que desciende.

Desde este punto tenemos dos opciones. Seguir por el camino principal hasta un desvío a la derecha, por un camino que se aprecia desde lo alto, que nos llevará al inicio del cauce del descenso, que circula por el valle en el que nos encontramos. Otra posibilidad, más corta, consiste en descender a machete para buscar el cauce. Optamos por esta segunda. 




La parte alta del cauce está casi seca o con muy poco agua. Iniciaremos el descenso principalmente por el margen derecho del arroyo, sin poner los neoprenos hasta que la progresión se complique ligeramente. Ante la duda, poned el neopreno y progresar por el agua (normalmente de escaso caudal). Es momento de cambiar a modo barranquismo.


Sin contar los 4,8 Kms entre coches en algo más de 10 minutos, con 53m + 1h 26m + 57 m de los tres tramos de aproximación, ascendiendo a un total de 3h 20m que, sumándole el tiempo de descenso por el arroyo hasta la cabecera de la primera dificultad de interés, podemos meternos en las 4h para recorrer los aproximadamente 12 kilómetros de aproximación. Una auténtica locura, especialmente pensando que se podría llegar en coche casi a la cabecera, por pistas prohibidas por el parque. Pero bueno, somos así, y así te lo hemos contado.

Antes de entrar en la descripción del descenso, incluimos la correspondiente topografía-croquis del Sobreira do Mendo.

En la descripción del descenso se hará referencia en cada caso al nombre de la dificultad. Apreciad en la topo la existencia de una primera zona sin representar, sin interés alguno para nuestra práctica deportiva.

En este descenso deberemos incluir dos cuerdas de 50 metros, neopreno, casco y equipo de vertical. Aconsejable incluir alguna cinta o cordino. En cuanto a equipamiento, el P48 está con cadena+chapas y anilla en 3-plex y, en el P39, se mete una cinta a natural (evaluad el estado, tanto de la cinta como del natural, antes de utilizarlo).
 
Progresamos un largo tramo por el cauce, sin dificultad alguna de interés. Algunos destrepes nos obligan a doblar nuestras espaldas. Las siguientes fotografías muestran algunos de los destrepes del primer tramo.



La primera dificultad de interés que nos encontramos, tras un par de destrepes, es un T5, con poza de recepción limpia (siguiente fotografía). Señalar que esta situación puede cambiar con el tiempo, debiéndose evaluar el punto de recepción antes de hacer como tal.


Después nos encontramos una rampa sin interés, que se puede destrepar por el margen izquierdo. Un tramo de destrepes, sin interés, para llegar a la cabecera de la dificultad de mayor interés de este pequeño descenso, un P48. Las siguientes fotografías muestra el P48, bautizado como del metro ecedeciano. El motivo de tal nombre nos lo reservamos, quedará entre nosotros.

En el margen derecho, con cuidado en la aproximación a la cabecera, encontrarás una cadena con anilla. En caso de fuerte caudal, utilizad un árbol retrasado para meter cuerda y aproximar a la instalación. Esta dificultad se divide en tres partes claramente diferenciadas. La primera, vertical, de pequeñas dimensiones que, en condiciones normales de caudal, está fuera de agua. Una segunda en rampa, con una inclinación de 50º, en la que entraremos en contacto con el agua, teniendo que extremar las precauciones al resbalar considerablemente. Y una última parte, vertical, en la que se puede progresar en agua, según caudal (siguientes fotografías).





Sin duda alguna esta dificultad puede ser interesante después de fuertes lluvias, cuando se aprecia la cola de caballo desde la misma localidad de Torneiros. De hacer este descenso, que desaconsejamos, buscar esos momentos. Claro está, tomando las medidas de seguridad oportunas.

Un pequeño tramo de destrepes nos obliga nuevamente a doblar nuestras espaldas (siguientes fotografías).






Pronto llegamos a la última dificultad, un P39 (o de Santabaia II), en rampa, con un primer tramo de mayor interés, que equipamos con cinta a un árbol en el margen izquierdo (evaluad el estado siempre, tanto de la cinta como del árbol). Progresamos la dificultad casi en su totalidad en agua. En el caso de caudal bajo, esta dificultad se puede destrepar con algo de cuidado, el primer tramo por el margen derecho y, el segundo, por el izquierdo. Las siguientes fotografías muestran esta última dificultad.





Progresamos por el cauce (siguiente fotografía) hasta encontrar varios tubos de captación.


Unos metros más adelante apreciaremos un sendero poco marcado de salida del cauce por su margen derecho. El tiempo del descenso es de 2h, según caudal y grupo. En un par de minutos estamos en el sendero principal. Y como suele decirse, esto es todo amigos.


En unos 25 minutos estaremos en el aparcamiento de la zona del balneario de Torneiros, en el Río Caldo, donde se habrá dejado el coche de retorno.
 

INFORMACIÓN DE INTERÉS

Fisonomía.: Barranco en granito, con vegetación en varios tramos, que no recomendamos en nuestr práctica deportiva.
Desarrollo.: 1600m.
Desnivel.: 240m.
Periodo.: Después de lluvias, cuando el Fecha está intratable.
Equipamiento.: Regular (cadena en 3-plex con anilla en P48 y naturales)
Material.: 2x50m., equipo de descenso, un equipo de ascenso, cordinos, maillones, casco y neopreno.
Horarios.: Acceso.- 3h30m; Descenso.- 2h (según caudal y grupo); Retorno.: 25m. (al coche de retorno).
Bibliografía.:
- Mapa Topográfico Nacional de España. Lobios. 301-III (11-26). Ministerio de Fomento. Instituto Geográfico Nacional. 1:25.000.
- Cartografía Militar de España. Lobios. Hoja nº 6-13;6-14 (301; 306). Servicio Geográfico del Ejército. 1:50.000.
Historia.: Primer descenso en 2004, por A. Santos del Riego (Nino) del Espeleo Club de Descenso de Cañones (EC/DC) y Joaquín Prego, Juan Prego y José Caramés del GES Ártabros.
Dificultad.: Grado 2.
ATENCIÓN.: Todos los cañones sufren modificaciones constantes, tanto por causas naturales (crecidas, desprendimientos, etc.), como por artificiales (modificación de instalaciones). Verificad siempre la situación, el caudal y las distintas dificultades de los descensos.

Albacete será la sede del II Congreso Nacional Médico Espeleosanitario

Noticia disponible aquí.